Actualidad

El estero fue un gran balcon para el desfile

El alcalde Nebot recibió ‘las mañanitas’ en el marco del paseo náutico Seis barcazas decoradas se lucen durante cerca de dos horas

El estero fue un gran balcón para el desfile

En uno de los miradores aledaños al puente de la calle 17 (área regenerada), una emocionada vecina colocó un altoparlante y a viva voz convocó a sus vecinos a presenciar el paso de las embarcaciones del cuarto desfile náutico que recorrió la mañana de ayer un tramo del estero Salado.

Esto mientras que, plantadas a medio tramo del viaducto que une el sector de la ciudadela Bellavista con el suburbio Oeste, Andrea Ramírez Carbo y su madre ya llevaban, a eso de las 10:50, media hora a la espera del paso de las seis barcazas alegóricas.

De distintos sectores. Del suburbio o del sur. Del centro y hasta de barrios del norte. Unos nacidos en Guayaquil, otros de fuera de la provincia.

“La invitación es abierta, para el que vive aquí o esté de paso”, dijo Jonathan Cachipunga, un comerciante chimboracense que llegó con su hijo de seis años desde el sector del Barrio Garay. “A mi hijo le gustan los barquitos y esta es la segunda vez que lo traigo”.

Quien no se había enterado que este evento es uno de los programas tradicionales con los que el Municipio local festeja a Guayaquil por su aniversario libertario fue Margarita Rodríguez Villacrés, quien viajaba de paso hacia un centro comercial cercano cuando observó las barcazas adornadas con alegorías vinculadas al mundo marino del estero. “Nosotros vivimos en la ciudadela Valdivia. Es la primera vez que vengo a este desfile”, dijo.

El periplo del desfile tuvo como punto de salida el puente de la calle Portete y terminó al pie del puente El Velero. Casi cuatro kilómetros de recorrido en el que el evento náutico tuvo un nutrido grupo de observadores. En unos tramos más que en otros.

Justo entre la calle 17 y El Velero, el área regenerada adjunta al estero, fue la más nutrida. Ahí se colocó el área para las autoridades.

Estuvo el alcalde, Jaime Nebot Saadi, junto con varios concejales y directores de áreas, así como Gloria Gallardo, presidenta de la Empresa Pública Municipal de Turismo, organizadora de este evento.

A eso de las 12:00 terminó el desfile náutico, de inmediato, en una tarima colocada en la Plaza de la Música, se pasó a la designación de la Reina del Manglar.