Actualidad

Este especial Nueve de Octubre

Me resulta especialmente grato este nuevo aniversario de la gloriosa Revolución de Octubre, paso fundamental en el proceso de la independencia del Ecuador y, sin exageración ni chauvinismos que trato de no cultivar, también para la independencia de nuestra América.

Y me es reconfortante de manera particular este 9 de Octubre porque siento a una ciudadanía empoderada del significado de la gesta, dispuesta por tanto a la defensa del progreso en libertad. Prueba de ello es el esfuerzo cumplido en preparar una propuesta de Plan 2020-2050 que con un equipo de profesionales de diversas ciencias-artes ha coordinado el arquitecto Felipe Espinoza y que acaba de ser sometido al proceso de críticas y debate, propios de un ánimo de planificación participativa con amplio consenso ciudadano.

En el Colegio de Ingenieros del Guayas, donde ello ocurrió con un amplio auditorio repleto de especialistas y pobladores de los barrios urbano-marginales, fue notable el espíritu de colaborar en su perfeccionamiento, de modo que se pueda llegar al 2020 con un precioso regalo a la ciudad y los territorios aledaños: una propuesta de lo que debe ser su organización territorial, la dotación de servicios, el cuidado al medioambiente y el imprescindible crecimiento económico, de modo que el provenir de sus habitantes no se vea truncado por la pobreza y todas las negativas situaciones que esta genera.

También, y lo menciono para agradecerlo, hoy recibo por decisión de la Asamblea Nacional la condecoración Vicente Rocafuerte. Me honra de manera particular. La logia a la que estoy vinculado se enaltece denominada con el nombre del ilustre patricio guayaquileño. Su palabra y su obra inspiran nuestros trabajos y que un humilde miembro del taller sea condecorado con la presea que lleva ese nombre nos estimula a todos.

Por supuesto, la condecoración me compromete a seguir trabajando a la medida de mis posibilidades en la búsqueda de mejores días para los ecuatorianos, aportando al esfuerzo de una patria más justa, más honesta y siempre hermosa, donde sus hijos acrecienten el orgullo de haber nacido en ella.