Actualidad

Entradas monumentales: Casetas de control que impactan por su espectacularidad

Competencia con otros barrios; esmero en innovar y agradar a residentes y visitantes; armonía con el diseño de la urbanización o su cerramiento; o tal vez simple marketing.

Metrópolis 1. Entre las buenas razones de estas modernas garitas esta el garantizar la seguridad de los residentes.

Competencia con otros barrios; esmero en innovar y agradar a residentes y visitantes; armonía con el diseño de la urbanización o su cerramiento; o tal vez simple marketing. Cualquiera sea el motivo de su concepción, las casetas de control o puertas de entrada a los conjuntos habitacionales cerrados son hoy monumentales y tan llamativas que no tienen mucho que envidiar a la mismísima Puerta de Alcalá de Madrid.

Estas obras de grandes dimensiones y diseños innovadores, que en algunos casos incluyen enormes fuentes de aguas cristalinas y pasto bien cuidado, no solo buscan resaltar la estética del proyecto inmobiliario, sino también del sector y grandes avenidas donde están ubicadas, como la vía a la costa, La Puntilla- Samborondón, La Aurora. Y a eso súmele que constituyen una característica de modernidad y hasta de bonanza económica.

El arquitecto y constructor guayaquileño, Miguel Serrano, considera que al edificar estas puertas de acceso se piensa primero en la estética del frente del barrio, aunque a veces sus diseños terminan siendo sencillos en unos casos, y “medio estrambóticos”, en otros. “Pero ese es el fin, hacer algo llamativo, dependiendo también de los recursos que se tenga”.

Para el ingeniero y arquitecto Felipe Huerta, existe hoy una manifiesta tendencia a la suntuosidad de los portones de entrada a las ciudadelas en Guayaquil, Daule y Samborondón.

“Convertidos en grandes pórticos y arcos triunfales, no precisamente conmemoran hechos históricos relevantes, ni preámbulo de arquitectura significativa, más bien son anzuelos de pesca inmobiliaria”, dice el profesional, quien cursó una maestría en Planificación de Vías y Paisajes.

Agrega que los ejes viales han sido transformados en extensas pasarelas, “tras las cuales no traducen urbanismo de buena calidad espacial y ambiental sostenibles...”.

Pero no solo en las afueras de las ciudades se observa estas ‘superentradas’. Se las ve también en barrios centrales. Una que está llamando la atención de los guayaquileños es la de la urbanización Las Garzas, ubicada en la bulliciosa av. Francisco de Orellana. Su remodelación está avanzada y ya se puede ver el original diseño, basado en una alegoría que refleja el movimiento del ave que da el nombre a la ciudadela. La garita se erige bajo dos cubiertas que simulan alas. Serrano opina que es una estructura grande en un espacio pequeño, por lo que corre el riesgo de no apreciarse bien.

EXPRESO pidió entrevistar a los administradores del lugar y autores del diseño, pero hasta el cierre de esta nota no hubo respuesta.

José Núñez, arquitecto y asesor urbanístico del Municipio de Guayaquil, sostiene que los conjuntos residenciales están poniendo cada vez más énfasis en la seguridad que ofrecen y de ahí nacen las casetas o puestos de control que vemos hoy. Explica que, sean de carácter privado o no, incluso hay proyectos inmobiliarios que tienen subsectores con sus propias casetas de vigilancia.

La también arquitecta Olga Woolfson recuerda que en países de Europa, donde ella obtuvo una especialidad en Restauración de Monumentos y Centros Históricos, son los mismos vecinos quienes se ponen de acuerdo para fijar las características que desean tener en su hábitat o entorno; mientras que en el Ecuador hay ciertas normas que cumplir en cuanto a altura de la garita, tráfico o diseño vial, pero nada más.

“No creo que haya mayor cosa, gusto e interés de quienes diseñan una urbanización”.

Exigencias

Normas mínimas a cumplir

Los municipios de la región no hacen mayores reparos a los diseños, formas y tamaños de las estructuras o puertas por donde se accede a las urbanizaciones. En Samborondón, estas garitas, especialmente las de los nuevos barrios, deben tener su retiro y los anchos deben contemplar que los camiones de recolección de basura y de bomberos puedan pasar sin problemas.

La directora municipal de Edificaciones de ese municipio, Liliana Guerrero, agrega que, en cuanto a los acabados y colores, eso depende del diseño de cada uno de los promotores o urbanizadores.

En Guayaquil todas las casetas de control deben estar ubicadas a 25 metros mínimo de la vía de acceso, sea de media o alta intensidad vehicular; y según la densidad del proyecto inmobiliario, deben contar con 2 carriles de acceso y 2 de salida.

Debate

¿Una garita de control sobria o llamativa?

“No debe ser tan llamativa, no llevar colores tan detonantes, pero sí debe armonizar con el diseño general del cerramiento de la urbanización o conjunto habitacional, además la garita o entrada debe ser de fácil visualización, llevar el nombre legible, que quienes busquen llegar al barrio -los visitantes, por ejemplo-, lo encuentren sin ningún problema.

Para mí, eso tiene que ser de acuerdo con la condición social porque si hablamos de Samborondón vemos entradas con grandes lagunas, garitas con varios guardianes, cámaras de seguridad y otros avances; si me voy a La Joya (Daule) encuentro algo más sencillo, y si me voy para Playas no hay nada de eso, todo depende del tipo de proyecto y la condición socioeconómica de los residentes.

Tipos de casetas

Móviles

En el mercado internacional existen módulos de control vehicular o casetas para registro y cobro de peajes. Cuentan con dispositivos electrónicos y mecánicos de la caseta, por ejemplo: contador de ejes, barrera de paso, letrero.

Puertas

Las entradas a urbanizaciones o recintos industriales y comerciales tienen la opción de instalar puertas industriales con sofisticados sistemas de control de acceso, que sirven para el paso a los vehículos y evitar el paso de extraños.

Portátiles

Actualmente se diseñan, fabrican e instalan casetas de vigilancia y módulos de seguridad adaptados al gusto del cliente. Hay módulos fabricados con paneles termoacústicos que permiten comodidad en el interior.