Que encantos tiene el poder

  Actualidad

Que encantos tiene el poder

La pregunta que se formula el hombre a pie, es ¿qué tiene el poder político para que el ser humano se aferre a él por encima de los muertos? Se sabe perfectamente bien que el poder no es eterno. Se afirma, igualmente, que el poder corrompe y que el poder absoluto corrompe absolutamente. Se afirma que el poder cansa. Se escucha decir que el poder envanece a los seres humanos. Se dice que hay quienes buscan el poder para servir, y otros, en cambio, dicen que buscan el poder para servirse de él. Por eso es que no se encuentra una justificación correcta para pretender quedarse en el poder “hasta que la muerte los separe”.

El poder político debe ser para poner en práctica principios, postulados, programas expuestos al pueblo. Pero como el poder político es ejercido por hombres falibles y por eso proclives a equivocarse con frecuencia, lo correcto sería que quienes se equivocan lo reconozcan y que estén dispuesto a buscar los mecanismos democráticos necesarios para enderezar los entuertos. Mas, cuando hay un empecinamiento por seguir ejerciendo el poder, no obstante las equivocaciones, es cuando no se entiende para qué se quiere continuar ejerciéndolo. Esto es lo que sucede actualmente en Venezuela. Todo el mundo sabe de la grave crisis económica, política, social y humanitaria de este país. Cuando la ciudadanía, en ejercicio democrático apegado a la Constitución, pidió un referendo revocatorio como una salida a la crisis, se lo ha dilatado con artificios. La crisis es tan grave que los presidentes de 15 países de elección popular, de distinta tendencia política, formularon un llamado a las autoridades venezolanas para que garantice el ejercicio de los derechos constitucionales del pueblo de Venezuela y a la vez se cumpla de manera clara y sin demora con las etapas que falten para la realización de dicho referendo revocatorio presidencial. Esta actitud, de manera alguna significa intromisión en la vida interna de ese país. Es una invocación serena para que mediante procedimientos democráticos pueda retornar la tranquilidad al pueblo venezolano.