Actualidad

Emelec se quedo con el ultimo Clasico del ano

Al todo o nada. Así fue el escenario que tuvo el último Clásico del Astillero del año donde Emelec dominó gran parte del partido y terminó doblegando a Barcelona.

Al todo o nada. Así fue el escenario que tuvo el último Clásico del Astillero del año donde Emelec dominó gran parte del partido y terminó doblegando a Barcelona.

Emelec derrotó Barcelona con un contundente 3-0 este miércoles 15 de noviembre en lo que fue el último Clásico del Astillero del año en el estadio Capwell.

Los azules tenían como misión conseguir los tres puntos para mantenerse punteros a falta de cuatro fechas restantes de la segunda etapa y lograr disputar una final ante Delfín.

Esto lo lograron ante un importante marco de público que asistió a la cancha eléctrica.

La iniciativa nació por parte de la visita. Barcelona tomó las riendas y posesión del balón los primeros cinco minutos del partido.

Los eléctricos trataban de contrarrestar estas acciones esperando el error de los toreros para luego aprovechar con jugadas rápidas y pases largos hacia Preciado.

El primer aviso de Emelec llegó al minuto 7 cuando Luna ejecutó un tiro libre peligroso al poste derecho de Banguera, quien despejó impecablemente hacia el tiro de esquina.

El propio Luna sería quien empiece a impartir su velocidad como arma de ataque para intentar ganarle las espaldas a la zaga amarilla.

Esterilla sería quien ponga peligro en la portería de Dreer cuando al minuto 12, tras un pase largo quedó de frente al arco eléctrico pero Baguí le arrebató el balón de los pies y salvó a los azules de recibir el primer gol.

El juego empezaba a volverse friccionado en medio campo donde la disputa del balón era intensa. Oyola por los amarillos y Lastra por los azules cumplían la labor defensiva de manera aplicada.

El premio para los locales llegaría por medio de un tiro libre. Fue al minuto 25 cuando Pinillo ejecutó un fuerte remate que terminó desviado por la barrera puesta por Banguera y se convirtió en el 1-0 en favor de los azules.

El gol parecía haber golpeado anímicamente en el conjunto torero que varios minutos luego de este se replegó en su campo, mientras el Bombillo asentaba su juego y tomaba el control del partido.

La superioridad empezaba a notarse mediante la posesión del balón que ostentaba el equipo de Alfredo Arias y los visitantes no encontraban su juego e incurrían en faltas innecesarias.

Las escasas respuestas de peligro de los amarillos eran neutralizadas por Dreer quien cumplió durante los primeros 45 minutos de juego.

Así terminaba el primer tiempo; con un Emelec superior y controlador de las riendas del partido, por su parte Barcelona terminó ahogado y a falta de ideas en ataque.

La segunda etapa los locales salieron con presión alta en el campo torero y no les permitía salir con balón dominado.

Gaibor y Lastra eran los que frenaban cualquier carga o arranque ofensivo de los amarillos. Pero los visitantes no se rendían y con chispazos de Álvez intentaban darle la vuelta a la situación adversa que se reflejaba en la cancha.

El DT Almada refrescó su línea de volantes con el ingreso de Ayoví al minuto 60 en reemplazo de Esterilla, quien no cumplió un buen encuentro.

Pero un error claramente involuntario terminaría costándole un gol en contra a Barcelona. Tras un tiro libre ejecutado por Luna desde el sector derecho de la cancha, una mala salida de Banguera y el desafortunado cruce de Beder Caicedo permitiría que este último anote en su propio arco el 2-0 al minuto 66.

Una nueva jugada rápida de los eléctricos le permitiría incrementar la cuota de gol en el marcador en el minuto 74 a través de Preciado, quien soltó un remate esquinado al poste derecho de Banguera y lo venció para poner el 3-0.

Después del tercer tanto todo fue para Emelec. Futbolísticamente los canarios no mostraban respuesta de mayor peligro que inquiete en el campo azul. Nahuelpán lucía solo en el ataque y la única clara que tuvo fue al minuto 87 cuando tras un lateral cerca del arco azul remató de zurda sin mayor fortuna.

Los tres goles deterioraron en lo anímico a los toreros y esto se evidenció en su falta de ideas para lograr descifrar la fórmula que logre romper el juego bien estructurado que aplicó el Bombillo.

Este resultado deja como puntero de la segunda etapa a Emelec con 36 puntos y se perfila como candidato fijo a disputar la final del torneo ante Delfín. Mientras Barcelona desaprovechó la oportunidad de sumar y quedó estacionado en la 8va casilla de la tabla.

html