Emelec, a nueve puntos de otra final

  Actualidad

Emelec, a nueve puntos de otra final

Tras el batacazo en el Clásico del Astillero, el Bombillo hace cálculos con el boleto en sus manos.

Emelec venció en el Clásico del Astillero.

Emelec no tuvo un inicio soñado en esta temporada. La primera etapa la terminó en tercer lugar a nueve puntos de Delfín. Irregular en su juego y los resultados, no le otorgaba esa confianza al hincha de que este 2017 se podía repetir la foto del club con la copa número 14.

Pero fueron 17 meses los que tardó Alfredo Arias en insertar su chip a los jugadores, quienes hoy sonríen tras ese gran Clásico del Astillero en el Capwell y, sobre todo, porque tienen en la mira su quinta final en los últimos siete años.

Matemáticamente, los azules sacaron una ventaja muy considerable y no necesitan ayuda de nadie para ir a la final. Si suman nueve puntos, les bastará para ser dueños de la etapa. De hecho podrían tomar el membrete de finalistas en la cancha de Casa Blanca ante Liga de Quito. Aunque el fútbol está lleno de increíbles.

Ese día, los albos no podrán contar con su arma letal en ofensiva, Hernán Barcos, por lesión. Pero de obtener el resultado, Emelec deberá esperar a que Delfín no haga un buen papel contra Macará y que El Nacional resbale con Universidad Católica.

Por los nombres, el Cetáceo tiene un calendario menos complicado que los otros dos en pelea: juega con los dos descendidos (Clan Juvenil y Fuerza Amarilla). El Nacional tiene choques directos, pero de llegar con vida a la última jornada, definiría de local con el líder.

“Hoy Emelec depende de sí mismo. Ganar un Clásico siempre es clave, es el partido más difícil y complicado que pueden tener. Te alimenta anímicamente para esta fase final”, dijo a EXPRESO Raúl ‘Turbina’ Avilés, campeón con Emelec en 1988.

Para él, hay un aspecto trascendental. “Hay grandes individualidades en cada sector de la cancha. Guagua en la defensa, Lastra en la mitad y arriba Luna encendido”, aunque admite que todavía no entiende ciertas decisiones de Arias. “El único que lo entiende es Neme y ha demostrado que sabe manejar una situación así”.

Esteban Dreer reconoció que “nuestro festejo ya pasó” y que Independiente, el rival del domingo, “es difícil”. “Viene de perder en casa y vendrá con mucha responsabilidad de sacarnos puntos porque también está en pelea, será complicado, sacan buenos resultados. Lo del Clásico queda atrás, no subestimamos a nadie”.

La final y el título dejaron de ser una misión imposible para Emelec. Las próximas cuatro fechas son todas finales.