Actualidad

Las elecciones contarán con cerca de 900 Juntas Receptoras del Voto en el exterior

Se aplicarán las medidas de bioseguridad elaboradas por las autoridades locales, pero también las del país de acogida

Impresión- papeletas- voto- exterior
El envió del material electoral hacia el exterior aún no se ejecuta por los retrasos en la impresión de papeletas para binomio presidencial y parlamentarios andinos.Henry Lapo / EXPRESO

El Ministerio de Relaciones Exteriores informó que está prácticamente lista la logística que se aplicará para recibir el voto de los ecuatorianos residentes en el exterior, en las elecciones generales del 7 de febrero.

En total, son 410.239 los compatriotas que están habilitados para sufragar en 101 recintos electorales que serán activados en 43 países. Ellos podrán votar por binomio presidencial; asambleístas nacionales, asambleístas por el exterior y parlamentarios andinos.

FOTO 2 VOTO EN EXTERIOR

Planes piloto para el voto en el exterior, contra reloj

Leer más

De acuerdo a las estadísticas de la Cancillería y el Consejo Nacional Electoral (CNE) el 62% del padrón se encuentra en la circunscripción de Europa, Asia y Oceanía; el 31% en Canadá y Estados Unidos; y el 7% en América Latina, el Caribe y África.

Para el efecto se habilitarán 895 Juntas Receptoras del Voto (JRV). El mayor número de ecuatorianos habilitados para sufragar se ubican en ciudades como Madrid, Barcelona y Murcia, en España. Nueva York y New Jersey en Estados Unidos. En Latinoamérica el mayor número se encuentra en Caracas y Santiago de Chile.

Las sedes diplomáticas ecuatorianas junto a las autoridades electorales han elaborado un protocolo de bioseguridad que deberá ser cumplido por los integrantes de las JRV y los migrantes ecuatorianos que se acerquen a votar. Esto se complementará con las normas establecidas por cada país.

El CNE y la empresa encargada de armar los paquetes electorales tenían previsto empezar el envío hacia el exterior el 12 de enero pasado, pero la reimpresión de la papeleta de binomio presidencial, sumado al retraso en la impresión del documento de parlamentarios andinos obligó a reajustar los tiempos.