La efervescencia duró la hora que tomó el diálogo

  Actualidad

La efervescencia duró la hora que tomó el diálogo

Las conversaciones Ejecutivo y Legislativo están frenadas. Temas como seguridad o inversiones, espera. El Gobierno dice que prepara un nuevo encuentro

Diálogo- Asamblea- Gobierno
El 21 de abril, cuatro de los cinco jefes de los bloques legislativos llegaron al Ministerio de Gobierno para entablar un diálogo.Ángelo Chamba/EXPRESO

No solo la consulta popular fue enviada al congelador. El diálogo entre el Gobierno y la Función Legislativa también se encuentra en compás de espera y nada hace prever que se destrabará cuando restan escasos cinco días para que se cumpla el primer año de gestión del presidente Guillermo Lasso.

Y eso que la premisa de hace un mes, cuando se reunió el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, con los jefes de los bloques de la Asamblea, era que mientras más rápido avancen las conversaciones más lejana la posibilidad de llevar al país a las urnas para preguntar sobre los planes del Ejecutivo.

El martes, el presidente Lasso dijo que la consulta seguía en carpeta y que no había fecha para enviar las preguntas a la Corte Constitucional (CC) e iniciar el proceso que demora cerca de 90 días. Eso hizo pensar que las conversaciones con los legisladores iban viento en popa.

Chumpi- Fiscalía- Lasso

Celestino Chumpi, primer asambleísta que declara en la Fiscalía por acusación del presidente Lasso

Leer más

EXPRESO consultó a algunos de los presentes en la sesión que se extendió por algo más de una hora. Todos coincidieron en señalar que desde el 21 de abril no han tenido noticias del ministro Jiménez y tampoco del mecanismo de sistematización de los temas que se plantearon en la cita.

“Hace un mes se pusieron algunos temas sobre la mesa y se dijo que debíamos tener una segunda reunión a manera de seguimiento. Entendería que si este primer acercamiento se dio del lado del ministro, él debía convocarnos para seguir el orden que dimos a estos requerimientos”, dijo Marcela Holguín, de Unión por la Esperanza (UNES).

Entre los temas abordados estuvo la definición de una agenda de seguridad, así como trazar una hoja de ruta para el tratamiento de una nueva ley laboral, previamente consensuada, y del posible envío de una nueva versión de la ley de inversiones. También encontrar una salida a la crisis interna de la Asamblea que, un mes mas tarde, continúa y se agudiza.

El jefe de bloque de la Izquierda Democrática (ID), Marlon Cadena, le dijo ayer a EXPRESO que desde esta organización política han venido trabajando por su cuenta y tienen lista la propuesta sobre una normativa para atraer inversiones, pero nada coordinado con el Gobierno, hasta ahora.

“Habíamos planteado que el trabajo inicie lo más pronto posible. Tener la posibilidad de poner a los equipos a trabajar en los puntos comunes y periódicamente hacer evaluaciones”, señaló Cadena.

Desde el Ministerio de Gobierno se informó que están ya planificando un segundo encuentro que se daría en los próximos diez días, con la expectativa de para entonces exista un ambiente más estable en la Asamblea Nacional.

Por su parte, el presidente Lasso mantiene su nueva tesis de que para gobernar el país y sacar adelante su proyecto no se necesitan de nuevas leyes, sino la voluntad de ejecutar algunas herramientas que tiene a la mano. Por lo tanto, prescindir lo más posible de la Asamblea.

Lasso- discurso- confrontación

El primer aniversario, buen momento para confrontar

Leer más

Pero a la par del diálogo, el mandatario ha vuelto a abrir frentes, en los últimos días, con los líderes de partidos y movimientos como UNES y el Partido Social Cristiano (PSC), cuyos representantes estuvieron en el encuentro con el ministro Jiménez.

Precisamente por esa dualidad que se ha visto en el Gobierno, el legislador socialcristiano, Esteban Torres, dijo que se pidió que el primer diálogo sea público, con la presencia de los medios de comunicación para que, si hay exabruptos desde otro lado no se usen estas convocatorias con otros fines.

“No hemos sido convocados a un segundo encuentro, pero si lo hacen con las mismas condiciones que hubo la vez pasada, acudiremos. Quedó en la cancha del Gobierno establecer en qué líneas puede contribuir la Asamblea en temas de seguridad o la ley de inversiones. No creo que haya que presionar al Gobierno en esto, ya tiene sus propios problemas y fallas, pero si hay un llamado iremos”, concluyó Torres.

Las tensión se mantienen

La Asamblea Nacional aprobó ayer un proyecto de resolución, planteado por el asambleísta Mario Ruiz, para rechazar las expresiones del presidente Lasso en contra de los legisladores.

A finales de marzo, los calificó de “ladrones y corruptos”, por lo que además piden que haga las denuncias en las instancias correspondientes.