Ecuador estuvo a un paso de saber todo de Odebrecht

  Actualidad

Ecuador estuvo a un paso de saber todo de Odebrecht

Había un preacuerdo con el Instituto suizo de Basilea en Perú para que asesorara a repatriar activos. Era gratis.

El fiscal general de Ecuador, Carlos Baca Mancheno (derecha), se reunió con sus pares de Panamá y Suiza, Kenia Porcell y Michael Lauber (en el medio), para avanzar

Suiza tiene toda la información de la trama de corrupción de Odebrecht y Ecuador tenía un atajo para llegar a ella. Un camino que, de momento, sigue desaprovechado. A finales de junio, la matriz suiza del Instituto de Gobernanza de Basilea envió a la Fiscalía ecuatoriana el visto bueno para que se firmara un convenio con su sede peruana que ayudara a las autoridades ecuatorianas en la investigación del caso Odebrecht.

El borrador de ese convenio, al que ha tenido acceso EXPRESO, permanece guardado en el cajón desde el 30 de junio, tras el cambio de mando en la Fiscalía General de Ecuador. Ese acuerdo no habría supuesto, según lo redactado, ningún costo para el país, pero habría servido para despejar el camino hacia el servidor que Odebrecht tenía en Suiza y en el que se relacionaba el pago de sobornos con los proyectos y con los funcionarios implicados. Lo que, a su vez, guiaba hacia la recuperación del dinero desviado.

El exfiscal Galo Chiriboga (que no ha querido pronunciarse) envió un oficio para poner al día a su sucesor sobre lo actuado. Le informaba de que el 3 de marzo se iniciaron las negociaciones con la institución suiza y que estas avanzaron hasta redactar el 7 de abril un preacuerdo que fue aprobado a finales de junio por el Basel Institute (su nombre en inglés) y por el área jurídica de la anterior administración de la Fiscalía. Pero la última vez que el Instituto de Basilea tuvo noticias de Ecuador, según su director, Óscar Solórzano, fue un mes después. El 30 de julio envió un mail consultando si el borrador llegaría a formalizarse, pero nadie le volvió a contestar. Sus interlocutores ya no trabajaban en el ministerio público. Y la nueva administración de la Fiscalía (que no ha respondido a este Diario debido a la apretada agenda y a que la consulta llegó ayer) ya había encauzado el proceso con las primeras detenciones y los primeros allanamientos.

El director del instituto suizo en Perú sigue interesado en colaborar con Ecuador para asesorar al equipo fiscal sobre cómo sortear las mañas legales que obstaculizan el intercambio de información con Suiza.

Se trata de un proceso largo y complicado, plagado de tecnicismos jurídicos, con el que ya se ha topado la investigación de Ecuador, según contó ayer EXPRESO, y que motivó en su día que el presidente Lenín Moreno llamara a contratar una multinacional de auditoría. Se agrava la dificultad ante la falta de legislación nacional para incautar activos de la corrupción que se encuentren en el extranjero, debido al freno legislativo que pusieron en 2008 Alianza PAIS y la oposición. En cambio, Perú, con la guía del instituto suizo, ya ha recuperado casi $ 100 millones desaparecidos durante el gobierno de Alberto Fujimori.

El Basel Institute, según el borrador del convenio, “cuenta con una unidad especializada en la recuperación de activos ilícitos, denominada Centro Internacional para la Recuperación de Activos”, con la que trabaja con entes públicos y privados de todo el mundo. Deja claros sus intereses desde la cláusula primera: es un “centro sin fines de lucro, independiente, especializado en la prevención de la corrupción, del blanqueo de activos, y de otros ilícitos financieros; así como en la recuperación de activos provenientes de dichos ilícitos”.

Las obligaciones pactadas en el borrador del convenio

Recuperar dinero

Cláusula 4.1: El Basel Institute aprueba que “el objetivo principal del presente convenio es asistir y apoyar a la Fiscalía General del Estado en identificar, localizar, decomisar y repatriar activos ilícitos provenientes de actos de corrupción o blanqueo de activos cometidos en perjuicio del Estado ecuatoriano”.

Asesoría sin costo

Cláusula 8: “Los costos de el Basel Institute para la ejecución del presente convenio serán cubiertos por la contribución de una tercera parte o donaciones que el Basel Institute logre captar a su favor. En todo caso, no supone gastos para la Fiscalía”. Si fuese necesario, constaría en un convenio específico.

Enlace con suiza

Cláusula 6.2.3: “Brindar asesoramiento y asistencia concerniente a pedidos de Asistencia Legal Mutua con la confederación Suiza u otras jurisdicciones”.Cláusula 6.2.4: “Servir de enlace con las autoridades suizas o de otros países, de acuerdo a las instrucciones de la Fiscalía General”.