Economía

Siobhan Morden: “Lo difícil para Ecuador es cómo va a encontrar fondos”

La directora de Estrategia de Renta Fija de América Latina en Amherst Pierpont Securities, una firma corredora de bolsa independiente, conversó con EXPRESO sobre la renegociación de la deuda ecuatoriana

3FC532A9-4353-4FF0-8FBB-D027662FFFE7
Morden trabaja para Amherst Pierpont, con sede en Nueva YorkCortesía.

Este 3 de junio de 2020 iniciaron las primeras conversaciones entre el Gobierno y los tenedores de bonos para renegociar la deuda. Siobhan Morden, directora de Estrategia de Renta Fija de América Latina en Amherst Pierpont Securities, una firma corredora de bolsa independiente, conversó con EXPRESO, vía telefónica, sobre la renegociación de la deuda ecuatoriana y cuáles son sus expectativas. Cuenta con 28 años de experiencia analizando las economías de países de la región. Ha trabajado también para firmas como Nomura o RBS.

- ¿Cuál es la expectativa que tiene sobre la renegociación de la deuda ecuatoriana?

- El ministro de Finanzas Richard Martínez mencionó en una entrevista cuál era su manera de conversar con los inversionistas y cómo van a ser las negociaciones. Él fue muy claro en distinguirse de Argentina y eso fue muy importante. De Argentina tenemos mucha experiencia. Ellos están en la etapa final de sus negociaciones y fue un proceso muy difícil porque la estrategia de Argentina fue tratar a los inversionistas como enemigos, en vez de inversionistas y socios que compran los bonos para financiar al país y que si necesitan romper los contratos hay que romperlos. Estamos en una situación global de pandemia y hay que revisar los contratos. Es por eso que Ecuador logró el respaldo del 91 % de los acreedores para conseguir el consentimiento de dejar de pagar la deuda estos meses. Hay mucha buena fe por parte de los inversionistas para entender la crisis global y el ‘shock’ a la economía y la capacidad de pago. Pero la manera de renegociar de Argentina era muy agresiva y no era necesario porque los inversionistas entienden qué hay una crisis económica y ellos quieren colaborar para buscar una solución. Nadie quiere que un país entre en default. Si se cae en default no hay un marco para pagar de nuevo y con una alta incertidumbre no se beneficia a nadie. Para Ecuador es más importante lograr una solución porque es una economía dolarizada y eso es muy clave porque si corta las líneas de crédito y las relaciones con el exterior, cómo va a financiar la economía porque depende de dólares. En Argentina pueden imprimir pesos, pueden aumentar el déficit, pueden usar financiamiento interno, pero en Ecuador no hay esas fuentes de financiamiento. Es muy importante buscar crédito en el exterior y mantener relaciones cordiales con sus inversionistas para que no haya riesgo de cortar crédito al país. Y es por eso que el soporte de la dolarización requiere pragmatismo por parte del equipo económico. Hay que buscar un acuerdo consensuado. Lo importante es que las relaciones sean respetuosos y tienen la meta de sentarse a negociar y solucionar. Yo creo que en el poco tiempo que queda hasta agosto se puede lograr una solución.

- ¿Qué solución sería la más sensata para ambas partes?

- Él ya había anunciado las metas de un reperfilamiento de la deuda. La meta es suavizar el calendario de los pagos para extender los vencimientos de la deuda, parecido a lo que había hecho Argentina. Además buscar un alivio de los pagos en el corto plazo. Por ejemplo, para este año no hay dólares para pagar. En el corto plazo, en 2021, se puede buscar un aumento gradual de los cupones. Un buen ejemplo de lo que puede proponer Ecuador es la contrapropuesta de los tenedores de bonos de Argentina. Esta propuesta tiene un alivio de corto plazo, tasas de interés que aumentan gradualmente y una extensión del vencimiento de los bonos. Tenemos experiencia de los últimos meses porque estamos con los diálogos de ida y vuelta con Argentina y ya podemos prever una solución ejemplar a la que pueden referirse en la contrapropuesta de los tenedores de bonos argentinos. Si quieren encontrar un acuerdo, debe presentar algo realista para el país y los inversionistas. Lo importante es evitar un ‘hard default’ (incumplimiento duro) y una situación en la que podría comprometer los ingresos de capital y dólares a la economía. Eso es lo importante.

- ¿Qué es lo más complicado para Ecuador en estos momentos?

- Lo difícil para Ecuador no es encontrar alivio en la deuda. Lo difícil para Ecuador es cómo va a encontrar fondos, fuentes de financiamiento. Eso es lo más difícil. Podemos hablar de reestructuración, pero eso es solo una parte de la solución. Le da algo de alivio, pero los problemas son mucho más graves.

Un ejemplo de lo que puede proponer Ecuador es la contrapropuesta de los tenedores de bonos de Argentina.

- Luego de la reestructuración de la deuda, ¿Ecuador podrá salir nuevamente a emitir bonos?

- Podría salir más temprano, si hay un acuerdo consensuado y de una tasa menor. Son los defaults repetitivos que explican las tasas mayores de 9%-10% de los bonos. Podría lograr un acceso más temprano si no hay un ‘hard default’. Si se puede negociar y si se logra un acuerdo con los inversionistas y es un consenso negociado, puede entrar en el mercado de nuevo, pero no va a entrar mañana. Ecuador tiene elecciones en febrero de 2021 y hay mucha incertidumbre de la política, el precio del petróleo, las relaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Un país con una calificación de B no tiene acceso al mercado de bonos. Los únicos países que pueden entrar a ese mercado son Paraguay, Colombia, Brasil, México. Pero en los mercados emergentes, los países con calificación B no tienen acceso al mercado. Costa Rica no tiene acceso al mercado, El Salvador no tiene acceso al mercado. Es mucho más difícil para Ecuador porque no puede pagar. Esta en una situación de default.

- ¿Cuándo podría ser más temprano?

- Es difícil decir. Es imposible. La situación en Ecuador es muy compleja. Es difícil saber si Ecuador va a regresar al mercado porque todavía no sabemos quién será el próximo presidente. Si tenemos a Jaime Vargas de Presidente ¿cree que Ecuador tendrá acceso al mercado? Tenemos que esperar para ver este ciclo político, para ver la política económica y después se puede decir. Lo importante ahora es encontrar fuentes multilaterales. Y el Fondo Monetario Internacional (FMI) no puede dar préstamos si no hay buena fe de negociar con los tenedores de bonos. Ese es un requisito muy importante.

Yo creo que sería posible llegar a un consenso con el FMI por un año o por lo que resta de este 2020.

- ¿Veremos un nuevo acuerdo con el FMI luego de una renegociación exitosa con los tenedores de bonos?

- La fecha límite es mediados de agosto. Para no caer en default hay que negociar ahora. Yo creo que Ecuador ya había mostrado con muy buena fe sus intenciones de cumplir las metas del FMI, porque logró la aprobación en la Asamblea de la Ley de Ordenamiento de las Finanzas Públicas, comenzó a liberalizar el precio de los combustibles, anunció recortes en los salarios públicos y en bienes y servicios... Ya ha mostrado intenciones muy fuertes de que quiere lograr un acuerdo con el FMI, el problema es el ciclo político porque es difícil tener un programa de dos a tres años si viene otro Gobierno, porque se debe saber si hay intenciones para seguir con el programa. Yo creo que sería posible llegar a un consenso con el FMI por un año, para 12 meses o para el resto del año. Igual podría buscar un programa Stand-by, un apoyo de corto plazo, para conseguir las fuentes de financiamiento que necesita el país. Sería una lástima no conseguir apoyo del FMI para este año porque había mostrado buena fe en el ajuste, en la reforma estructural, necesario para buscar mayores fondos. Ecuador tenía un déficit fiscal tremendo. Este año puede llegar al 9 % del PIB. Si no hay dólares, no se puede gastar.

- ¿Qué opciones le quedan para financiarse?

- Es muy complicado. No hay muchas alternativas. Lo obvio es lo mismo que antes: los multilaterales, los bilaterales: China. Hay muy pocas fuentes de financiamiento. Va a buscar ahorro de dejar de pagar a los tenedores de bonos. El país también tiene que sacrificar. Ya vemos en los trabajadores del sector público ellos reciben menos salario. Todos están sacrificándose porque no hay dólares. Hay un ajuste forzoso. Si no hay fuentes de financiamiento, no se puede gastar. Es un momento muy triste para Ecuador, pero hay que buscar soluciones y los inversionistas han mostrado su buena fe. Este número: 91 % de aceptación de diferir pagos es increíble. Nunca he visto en mi carrera un consenso muy grande en el mercado. Es impresionante. Yo tengo 28 años de experiencia de hacer análisis de Ecuador y América Latina y nunca lo he visto. Hay que buscar apoyo de los multilaterales y los bilaterales. El país debe sacrificarse para guardar la dolarización. Pero hay límite de cuanto ajuste fiscal puede aguantar en un solo año. Es por eso que Ecuador necesite el apoyo de FMI.