"El sector automotor enfrenta menos ventas y una baja rentabilidad"

  Economía

"El sector automotor enfrenta menos ventas y una baja rentabilidad"

El 2019 fue un año de alto stock, que obligó a las empresas a bajar sus precios y a obtener menor utilidad en su facturación. 

RICARDO ROSALES+KIA
Ricardo Rosales, gerente general de Kia Motors, habla de las estrategias que tuvo que aplicar su compañía.GUSTAVO GUAMAN

El 2019 de seguro fue un año de lecciones para el sector automotor. Con menores ventas y una rentabilidad en contra, para este 2020 se espera ver una industria mucho más cauta en la oferta de vehículos. Así lo cree Ricardo Rosales, gerente general de KIA Ecuador, quien con EXPRESO hizo un balance de este mercado.

- ¿Cómo fue el 2019 para esta industria?

- Fue un año bastante difícil, para todos en general, porque desde un inicio se trabajó con la expectativa de tener una venta mayor y eso hizo que algunos importadores y fabricantes de vehículos terminaran con elevados niveles de inventario, lo que llevó a que el segundo semestre se tengan promociones agresivas que terminaron afectando el nivel de rentabilidad de las compañías.

- Se hablaba de que ese iba a ser un año de menor consumo. ¿La industria no tomó previsión?

- No lo hizo porque aún así fue optimista, pero el mercado no reaccionó. Calculamos que el sector en general tuvo una ligera disminución en ventas del 3-4 %. Esto porque la demanda bajó, hubo dificultad para la gente en obtener un crédito, sobre todo en la Sierra. Las ventas, luego del paro de octubre pasado, nunca se recuperaron.

- ¿Qué pasó con el stock?

- En el 2019 ese fue el mayor problema. Al no vender, la mayoría de las empresas tuvo altos inventarios. Eso empezó a generar un problema de liquidez, lo que hizo que el sector se vea abocado a realizar agresivos descuentos (los precios bajaron entre un 5 y 11 %) para poder hacer caja y pagar las obligaciones que adquirieron cuando importaron esas unidades del exterior o los insumos para producir en Ecuador. Si bien el mercado total se reduce un 3 %, en rentabilidad tenemos una baja de un 45 %, con respecto al 2018.

- Y a KIA, particularmente, ¿cómo le fue en el 2019?

- Tampoco fue un año fácil para nosotros. En número de unidades en KIA vamos a terminar muy similar, en 23.000 unidades vendidas en este 2019, parecido a lo del año pasado. Algo que hemos logrado mediante varias estrategias, como la de seguir reforzando nuestra participación dentro del mercado.

- Y ¿cómo lo consiguieron?

- La primera fue el haber hecho inversiones en infraestructura; en los últimos 3 años, hemos abierto 7 concesionarios a nivel nacional. Se trata de una inversión que ha estado cercana a los 40 millones de dólares. En tecnología, en cambio, también tuvimos que automatizar muchos procesos para mejorar el servicio, para hacer que la atención al cliente sea mucho más fluida, tanto en el área de venta de vehículo como en el área de posventa.

- ¿Y ahora cómo prevén ustedes que será este año?

- Creemos que seguirá siendo complicado. Para este año prevemos un 5 % más de reducción. Yo creo que la industria estará entre 125.000 y 128.000 unidades. Los datos macroeconómicos no son muy optimistas, la caja fiscal seguirá afectada. Y es muy probable que todas las marcas que vendieron a costo de liquidación y promoción en el 2019 definitivamente sean más prudentes, porque qué sentido tiene importar más autos para venderlos al costo, si puedo vender un poco menos y ser más rentable.