Economía

“La reactivación requiere de un discurso inclusivo”

Axel Kaiser, chileno-alemán, abogado y máster en Inversiones, Comercio y Arbitraje, fomenta una narrativa positiva que busca reivindicar el rol de las empresas en la sociedad

IMG_8964
Kaiser fue invitado por The Council, una organización no política ni gremial fundada por Alberto Rigail.Expreso

En medio de economías en crisis, que ahora más que nunca tienden a ahondar la diferencia de clases sociales, Axel Kaiser se anima a fomentar una narrativa positiva, que intenta revalorizar el rol que tienen los empresarios en la sociedad. Invitado por The Council, arribó a Ecuador para explicar un poco más de esta teoría que aboga por una mayor inclusión.

LLEGAN VACUNAS PARA C (32994260)

La industria quiere sumarse pronto a la compra de vacunas

Leer más

 ¿A qué nos referimos con esta narrativa positiva?

 Básicamente a reivindicar el rol de la creación de valor de las empresas, al despliegue de las capacidades y potencialidades del espíritu humano para producir progreso y que están distribuidas en todos los segmentos de la población. Es un no centrarnos en ese discurso igualitario que en esta época tiende a atacar a la gente de éxito.

 ¿Cómo nace este discurso y cómo se lo lleva a la práctica?

Es un cambio más de narrativa. Toda la modernidad, la revolución industrial en su momento, fue producto de un cambio de narrativa y del discurso del rol que deben tener los empresarios, comerciantes, los innovadores. Y el contexto actual de reactivación requiere una narrativa con un discurso inclusivo que debe poner a los empresarios, a los emprendedores, a la gente de éxito, como parte de ese desarrollo, de esa prosperidad.

Son las empresas las que siempre sacan adelante un país en los buenos y malos tiempos

 Uno de los efectos sociales que está dejando la pandemia es la pobreza, y con ello la tendencia de atacar a los más ricos, de hacer que ellos sean los únicos que deban asumir pérdidas y sacar a un país adelante. ¿Tomar en cuenta esta narrativa evitaría esto?

 Así es, evitaría los ataques que hacen los activistas en medios de comunicación que no han creado una sola empresa o un solo empleo. Eso pese a que muchos de ellos viven también de las empresas y ganan sueldos altos, pero se dedican a fomentar el resentimiento sin tener idea de cómo funciona la economía. Porque ese es el negocio que tienen ellos, posicionarse moralmente, declarándose indignados frente a los que tienen más, cuando ellos están dentro del grupo de los que tienen más. Pero son las empresas las que siempre sacan adelante un país en los buenos y malos tiempos.

 ¿Pero cuál es el compromiso social que también deben tener las empresas?

 Por supuesto que tienen que operar de manera honesta, cumpliendo las reglas, competir en mercados abiertos, sin corromperse con políticos, pero qué más se les va a pedir. Qué más responsabilidad que la que ya tienen: la de pagar impuestos, la de sacar a la gente de la pobreza, crearles un sustento, el crear los bienes y servicios que requerimos para vivir todos los días, aumentar los ingresos y por lo tanto la calidad de vida. Se debe entender que la desigualdad no tiene nada que ver con las empresas. Las empresas también aportan en resolver la miseria. Por eso no requerimos un Gobierno que las ataque, porque no pueden trabajar. Veamos lo que sucede en Venezuela, donde se llevó al extremo el discurso en contra del sector privado y ahí está la gente muriéndose de hambre. Eso hay que tenerlo claro.  

A los latinos nos cuesta entender esto porque en nuestra cultura está la idea de que tampoco nos gusta esforzarnos

Cuál es la tendencia en la región. ¿Los gobiernos aprenden a ver a las empresas como un pilar que puede ayudar a reactivar sus economías?

CAMPAÑA

La reactivación turística va tras los paraísos nacionales

Leer más

En América Latina muy poco porque tiene una tradición antiempresarial, estatista, se espera que el Gobierno resuelva todos los problemas. Los únicos gobiernos que yo diría son más promercado son los  de Uruguay o Brasil, pero en general, el discursos es contrario, de desprestigio. Y a los latinos nos cuesta entender esto porque en nuestra cultura está la idea de que tampoco nos gusta esforzarnos demasiado porque es más fácil vivir del esfuerzo del otro. Por eso hay que cambiar de mentalidad.