Economía

Primeras lluvias en Guayas; campesinos analizan adelantar las siembras de maíz

Durante la madrugada de este 30 de noviembre se registraron lloviznas previo a la llegada del invierno.

En Jujan, Guayas, llovió ligeramenteGuilllermo Lizarzaburo

Tras las lluvias registradas la noche del viernes en parte de Guayas, la expectativa de adelantar las siembras de maíz se ponen en el tapete de análisis de los campesinos.

La lluvia de ayer 'regó' gran parte de los cultivos de cacao, plátano, banano, cítricos, tomate y maizales en Yaguachi, Jujan, parte de Milagro, Guayaquil y zonas aledañas, lo que hace presumir a los campesinos que la temporada lluviosa llegará antes de diciembre.

La lluvia es vital para varios sectores agrícolas que no poseen sistemas de riego, pues les permite iniciar la siembra de productos de ciclo corto, ya que durante el verano no es posible producir (en parte de Pedro Carbo, por ejemplo, pasa eso).

Otros cantones de las provincias de Los Ríos, Esmeraldas, El Oro y Manabí también la esperan con ansias, justamente por la falta de sistema de reguío o de afluentes.

Durante el invierno se cultiva maíz en zonas altas de Quevedo, Ventanas, Mocache (Los Ríos) y en El Empalme, Balzar, Pedro Carbo (Guayas), así como en muchos cantones de Manabí. 

Estas provincias son las principales cultivadoras de maíz amarillo (especialmente para consumo de aves). Aquí cinco consecuencias de las lluvias:

  1. Se reduce a cero el gasto el riego en la costa. Por ejemplo por cada hectárea de riego con bombas y tubos se gasta alrededor de 20 dólares por día, más el combustible.
  2. La productividad mejora, ya que la humedad es clave para todo tipo de cultivo, en especial, el banano, arroz, cacao, plátano.
  3. En sembríos como el banano disminuye no solo el costo del riego, sino el de control del hongo de la sigatoka negra, que se propaga más durante el verano.
  4. Sin embargo, crece el costo en control de malezas, que se vuelven agresivas aún con lluvias ligeras, ya que con de raíces superficiales.
  5. Tarda más tiempo el secado de productos como el cacao, ya que este se lo tiende en tendales de cemento cuando hay suficiente sol.