Economía

Largas filas de jubilados para cobrar la pensión y el décimo de Navidad

El pago del IESS ya fue depositado en las cuentas de los beneficiarios que ayer acudieron a las entidades financieras.

20191214_094937
Son las 9:00, uno de los bancos en el Mall de Sur aún no abre y la fila es de más de cuadra y media.Lina Zambrano

Los jubilados del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) se despertaron temprano  para, desde las primeras horas de este sábado 14 de diciembre de 2019, hacer fila fuera de los bancos y poder así cobrar su pensión y el décimo tercer sueldo. 

A las 9:00, hora en que las entidades bancarias de los centros comerciales aún no están abiertas, la fila es de casi dos cuadras y la espera, de al menos una hora hasta que comience el horario de atención. Después, hay que sumar lo que demore en avanzar la columna. Pero no les importa la espera. La mañana es fresca y aprovechan para conversar con quienes están cerca de ellos. 

Décimo tercer sueldo en Ecuador

Décimo tercer sueldo: ¿cómo aprovecharlo?

Leer más

Los temas preferidos son la situación económica, las anécdotas del siglo pasado y las costumbres que se llevaban en ese entonces. EXPRESO les acompaña. Hay quien comenta que antes la mayoría de las familias ecuatorianas iban al mercado del Sur (donde ahora está el Palacio de Cristal) para comprar el pavo en pie. En casa se le daba a beber whisky y luego se lo faenaba. Había que hervir agua para desplumar al ave. "Eso era ya parte de la fiesta; toda la familia ayudaba. No es como ahora que van al supermercado y el pavo ya viene hasta aliñado", comenta Rosa Martínez, una de las jubiladas que está en la fila.

Otros se distraen con sus pericias sobre las compras que realizarán después, ya con el dinero en mano, como los regalos para los nietos. Pese a la espera, que puede estirarse algunas horas, el ambiente es ameno y se escuchan risas.

La misma fila es casi una tradición. Habiendo la posibilidad de usar un cajero, llama la atención que la mayoría de las personas de la tercera edad apostadas ante las ventanillas de atención bancaria aseguran no tener una tarjeta para facilitarse el proceso de retiro del dinero. Prefieren hacer la transacción de forma tradicional, aunque están conscientes de que a través del Internet también se pueden realizar ese tipo de transacciones bancarias. Pero no es tan dinámico como los diálogos y risas que se comparten mientras esperan ser atendidos.