Economía

Industria y productor, divididos por el precio oficial de la soja

En $ 29 por quintal lo fijó Agricultura. Las empresas amenazan con no acatar el precio

Soja
La siembra de soja se ha reducido.Guillermo Lizarzaburo

Productores de pollos, huevos, cerdos, ganado y de alimentos balanceados para su crianza se rebelan contra la decisión del Ministerio de Agricultura de fijar en 29 dólares el quintal de soja para la cosecha en marcha.

La Asociación de Fabricantes de Alimentos Balanceados, la Asociación de Productores de Alimentos Balanceados, de Porcicultores, la Corporación Nacional de Avicultores, Cámara Nacional de Acuacultura, Federación de Avicultores y Productores Pecuarios, Asociación de Productores Pecuarios de la Sierra Central, Unión de Productores de Huevos y el Clúster Avícola de Tungurahua enviaron una carta al ministro del ramo con un mensaje claro: que rectifique su decisión. “De no hacerlo nos veríamos en la penosa situación de declararnos en rebeldía y no acatar el acuerdo ministerial (que fijó el precio)”.

La soja representa entre el 20 y 25 % en la formulación de alimentos balanceados para aves; los pollos consumen el 48 % de todo el alimento que producen las industrias. Y aunque para los agricultores la soja no es un rubro poderoso para sus finanzas, tiene otras connotaciones.

Empresas​“El país tiene por delante un escenario de apertura comercial y de alta competitividad. Esto implica retos que todos los actores públicos y privados debemos asumir con responsabilidad. Entre ellos son prioritarias las medidas que nos conduzcan hacia una mayor competitividad y eficiencia”.

“No es rentable, pero si no la cultivo en el verano me invaden la tierra que durante otra época del año sirve para sembrar arroz”, señala Washington Núñez, quien esta semana comenzó a cosechar su oleaginosa en Babahoyo (Los Ríos).

El alto costo de producción de la soja nacional así como su baja productividad, que encarece a la vez a proteínas animales como la carne de cerdo y de pollo (en menor cantidad a la carne de res y leche), así como de camarones, se debe a varios factores: escasez de semillas certificadas (en el mundo se usan transgénicos), falta de paquetes tecnológicos adaptados, escaso financiamiento.

Soyeros“La industria importa la gran mayoría de la torta de soja que usa, ya que la producción nacional es escasa y no afecta sus costos. En todos los países apoyan al sector agrícola y aquí no debe ser la excepción. Si el Estado no invierte en mejorar nuestra competitividad nos debe dar otras herramientas”.

“La mayoría de las veces salimos tablas, incluso a pérdida”, insiste Núñez. El costo es de alrededor de $ 900 por hectárea y la producción promedio de 30 quintales. Los precios que se pagan no son los decretados; en Ventanas (Los Ríos) pagan entre 26 y 27 dólares.

La industria nacional dice que “para quienes conformamos la cadena de proteína animal esta decisión significa un duro golpe y genera indignación.

 No solo por el impacto económico que implica tener que pagar $ 639 por tonelada de soya grano y casi $ 800 por tm de harina de soya (el doble de su costo CFR -costo, seguro y flete-), sino también por constatar que decisiones importantes de la política agrícola son tomadas cediendo a las amenazas y a las medidas de presión ejercidas por parte de grupos interesados, desmereciendo los análisis técnicos y las realidades de nuestras actividades”.

POSICIÓN INDUSTRIAL. En su carta al ministro, la industria señala que “esta incomprensible decisión se adopta cuando se conoce que buena parte del grano fue acopiado por comerciantes a precios sustancialmente más bajos que el establecido por el MAG”. Es decir, se “ha beneficiado a un grupo reducido de actores que poco o ningún valor agregan a la cadena y que actúan libremente sin ningún tipo de control”. De acuerdo con datos del sector procesador, hay una sola empresa que extrae y procesa la soja en Ecuador. Se calcula que existen a nivel nacional 27.000 hectáreas.

POSICIÓN DE PRODUCTORES. Juan López tiene sembradas unas tres hectáreas de soja cerca de la parroquia Tres Postes (Yaguachi) y señala que aunque no tiene rendimientos altos, la soja se mantiene con el remanente de agua de la cosecha de arroz y que no necesita tantos cuidados (deshierbar, control de plagas). Pero que sí requiere de personal para la cosecha, que es entre manual y mecanizada. Para una hectárea se necesitan entre 7 y 8 personas que arrancan y amontonan las plantas y que además abastecen a las máquinas trilladoras. El costo por saco, de esa labor: 2,50 por quintal.