Economía

Un homenaje a los comercios guayaquileños de antaño

Diez negocios emblemáticos del Puerto Principal serán galardonados por la Cámara de Comercio de la urbe. Las empresas recuerdan sus inicios.

Pycca1970
Almacenes Pycca abrió sus puertas en los años sesenta, vendiendo juguetes y artículos para el hogar.Cortesía

Nostálgicos. El anuncio de un futuro reconocimiento dentro de ‘La ruta de los héroes del comercio’ que entregará la Cámara de Comercio de Guayaquil a una decena de negocios del Puerto Principal, ha hecho que los titulares de las compañías recuerden sus inicios.

En el caso de José Antón Bucaram, los recuerdos vienen de la mano de la imagen de su padre, José Antón Díaz, quien falleció en 2014. El empresario había empezado su primer negocio, Pica, años antes, con la fabricación de cubetas de hielo de plástico. La expansión a almacenes Pycca llegó, en cambio, con la afición del fundador al ciclismo. “Importó treinta bicicletas y el éxito fue inmediato, se vendieron en pocos días. Ahí se le ocurrió importar juguetes y productos para el hogar”, narra.

Ignacio Sanabria, director de almacenes Tía, empezó en el negocio cuando tenía 20 años. La historia del local es una que conoce como la palma de su mano. “Kerel Steüer llegó al país en 1940, escapando de los conflictos bélicos de su país. Veinte años después, en 1960, decidió fundar el mismo tipo de tienda que había tenido en su Checoslovaquia natal”.

Explorar0035
Tia abrió sus puertas en 1960. Innovó con el concepto de tienda departamental.Cortesía

Fue un ‘boom’, rememora. “En aquella época solo existían las tiendas especializadas, por lo que los usuarios realizaban sus compras en lugares diferentes. El concepto nació como un almacén que aglomerara un gran surtido de productos, a precios fijos y bajo un mismo techo. Esto llamó la atención, ya que a los clientes se les permitía tocar y revisar la mercadería. Otros aspectos innovadores fue la implementación del sistema de aire acondicionado, un surtido inicial de 5.000 artículos a módicos precios y una cafetería en la planta baja”.

Junto a ellos, también se galardonará a Almacenes Boyacá, Corporación El Rosado, Créditos Económicos, La Ganga, Difare, Almacenes Marriott, La Palma y De Prati.

Soledad Ponce, gerente senior de marketing de esta última empresa, indica que el reconocimiento coincide con la celebración de los ochenta años de De Prati, y rinde tributo a la visión de sus dueños, Mario De Prati y Doménica Cavanna. “Cuando la empresa abrió sus puertas en 1940, la plantilla contaba con solo cuatro trabajadores. Actualmente De Prati cuenta con 3.000 personas que buscan que la marca esté presente en cada etapa de la vida de los ecuatorianos”, dijo.

A la par de la conmemoración, las compañías también tuvieron ocasión de recordar sus épocas más difíciles. Para Pycca, explica Antón, fue la época en que el gobierno decretó la sustitución de importaciones, y los años que le siguieron al feriado bancario. Para Tía, lo fue la dictadura militar.

boutique 33 innovacion en los 70s
De Prati abrió sus puertas en 1940. En 1973 inauguró su vigésimo tercera boutique.Cortesía

Para De Prati, en cambio, 1951 marcó un final y un inicio. “Ese año, un pavoroso incendio consumió prácticamente todas las construcciones de madera del centro de Guayaquil. Del almacén solo quedaron escombros. Fue doña Doménica la que tuvo que hacerse cargo de la situación, pues su esposo estaba en Italia. Gracias a que la mercadería estaba en una bodega en la calle Boyacá, pudieron montar una pequeña tienda, donde permanecieron hasta 1957”, subraya Ponce.

Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, señala que la iniciativa busca reconocer el trabajo sostenido que estas empresas han hecho por la urbe, a las puertas del bicentenario.

Además del reconocimiento, los directivos recibirán una placa conmemorativa que será exhibida en las sedes de cada compañía, en su mayoría aun ubicadas en el centro del Puerto Principal.

Hasta 2018, Guayaquil aportó con el 34 % del PIB. Según datos de la Superintendencia de Compañías, veinticinco de las empresas que mayores ingresos generan están asentadas en la ciudad.

Para los homenajeados, el trabajo solo continuará. “Hasta 2028, generaremos tres mil nuevas plazas de trabajo en cien nuevos locales. Nuestro fin es generar bienestar en las comunidades que nos acogen”, agrega Sanabria, de Tía.