Economía

FMI: La crisis del coronavirus dejará secuelas en la región

La economía de América Latina seguirá deprimida en el segundo semestre por los contagios de COVID-19. El panorama para Ecuador es peor de lo previsto.

alejandro-werner
Alejandro Werner, director del Hemisferio Occidental del FMI, explicó ayer las cifras de la región.EFE.

Lo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipó a inicios de semana, ayer fue confirmado a detalle con números nunca antes vistos en América Latina.

Alejandro Werner

El FMI se muestra más pesimista con la economía ecuatoriana tras la pandemia

Leer más

La actualización del informe de las Perspectivas de la Economía Mundial estima que la región se contraerá 9,4 % en 2020, cuatro puntos porcentuales más de lo previsto en abril y será la peor recesión regional desde que se tienen datos debido a los efectos de la pandemia de COVID-19.

Ayer, Alejandro Werner, director para el Hemisferio Occidental del FMI, sostuvo en rueda de prensa que si bien en esta ocasión no se modificó la cifra de decrecimiento de -6,3 % en 2020 en el caso de Ecuador, que el organismo presentó en abril, “la revisión también hubiese sido a la baja” si se actualizaba ese número.

“En el caso de Ecuador, la caída del precio del petróleo, el brote tan importante que tuvo de COVID-19 al inicio de esta pandemia en América Latina también tuvo una afectación muy importante en su economía. Vemos una economía más golpeada, más debilitada de lo que veíamos en abril.”, aseguró Werner

thumbnail_1 p08
Infografía.Expreso.

Si bien el precio del petróleo se ha venido recuperando en las últimas semanas todavía no llega a los niveles previos a la pandemia. Asimismo, la reactivación del comercio todavía no es sinónimo de recuperación debido a la falta de apetito por el consumo por el temor de asistir a locales comerciales y, sobre todo, por la caída de ingresos de los ecuatorianos. Esa situación ha complicado la recaudación de impuestos y ha desfinanciado al fisco. Ahora, las esperanzas del país están puestas en conseguir financiamiento externo.

Gita Gopinaph

El FMI proyecta una caída del 9,4 % de la economía de América Latina en 2020

Leer más

La otra cara de la moneda han sido las exportaciones. Los envíos de productos tradicionales, como el banano, cacao o camarón, han experimentado un crecimiento pese a los momentos complicados que vive la economía global. Su crecimiento ha sido fundamental para amortiguar el impacto del desplome de los precios del petróleo y mantener números positivos en comercio exterior.

La rapidez con la que continúa propagándose la pandemia sugiere que las medidas de distanciamiento social tendrán que prolongarse, dijo el FMI, deprimiendo la actividad económica en el segundo semestre y generando secuelas importantes de cara al futuro. Por ejemplo, más países deberán renegociar su deuda, la pobreza y la desigualdad pueden crecer y puede aumentar la tensión social. 

Los estragos: 

  • Tensiones: La pandemia, dijo Werner, podría agudizarse, deprimiendo la actividad económica, presionando los balances de las empresas, empeorando la pobreza y la desigualdad, y reavivando las tensiones sociales en la región.
  • Informalidad: Numerosos países de la región tienen elevados niveles de informalidad y están poco preparados para hacer frente a nuevos brotes de la pandemia, concluye el FMI, con una numerosa ocupación de unidades de cuidados intensivos.
  • Precaución: En este ambiente, dice el organismo multilateral, los países deberían ser cautelosos a la hora de plantearse la reapertura de sus economías, y permitir que los datos y los conocimientos científicos guíen el proceso.