Economía

La economía ‘del amor’ busca recuperar su brío en junio

Los moteles reabrieron con el cambio de semáforo. La industria generó $ 43 millones en 2019. Usan promociones y bioseguridad para atraer clientes.

Moteles-Reapertura-Guayaquil
Las promociones buscan atraer a los clientes a los moteles de la ciudad.Mariella Toranzos

En un mal día, el motel de Vicente R., generaba $ 2.700. En uno bueno, el doble. Pero desde el pasado 16 de marzo, fecha en que inició la emergencia sanitaria por COVID-19 en el país, los días pasaron de malos a pésimos. “Pasamos de ganar unos $ 100.000 mensuales, a no ganar nada. No había con qué pagarle al personal, o a los proveedores”, relató.

La semana pasada, fecha en que Guayaquil pasó del aislamiento al distanciamiento social con la declaratoria del semáforo amarillo, el propietario finalmente volvió a encender las luces del establecimiento y a esperar con ansias el arribo de los clientes. Lo hizo con el 50 % menos del personal con el que había empezado a laborar hace diez años, pero con la firme convicción de que volvería a levantarse. Pero los autos no llegaron ese miércoles 21, ni tampoco el jueves 22.

“En una semana, no hemos conseguido ni el 10 % de la ocupación. La restricción de las placas, el toque de queda, nada ayuda. Esperamos que las cosas mejoren conforme las personas le vayan perdiendo el miedo a salir, o le puedan ‘las ganas’”, comentó risueño.

Nuevos-Productos-Panaderías

Las panaderías reinventan su catálogo de productos

Leer más

Por ahora, tiene un plan: las promociones. Las habitaciones sencillas pasaron a costar de $ 18 a $ 10, las suites de $ 40 a $ 25. Estas ahora incluyen el desayuno o el almuerzo. “Hasta postre les damos”, agrega.

En la misma situación se encuentran otros doscientos moteles del Puerto Principal, la ciudad con la mayor cantidad de estos alojamientos a nivel nacional, según datos del Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos. A la urbe le siguen Quito, Portoviejo, Ambato y Cuenca.

El Servicio de Rentas Internas determinó que, solo en 2019, estos albergues ‘del amor’, generaron $ 43 millones. Por ello, sus propietarios están convencidos de que, incluso con la compleja crisis económica que se vive tras la pandemia, podrán recuperar sus negocios.

Farmayala-producción

Las farmacéuticas libran una doble batalla

Leer más

“Me quedé con un nuevo edificio en construcción”, reflexionó Pedro J, quien prefirió la reserva de su nombre. “He tenido que despedir gente, algo que me apena, pero estoy seguro que, mientras la situación se normalice, los clientes volverán”.

Sin embargo, considera que la innovación sería crucial para el futuro de su negocio y otros de su tipo. “Vamos a tener que hacer publicidad agresiva a través de redes sociales, promociones, y ampliar el giro de negocio. ¿Por qué no acoger a los viajeros que vienen con bajo presupuesto pero aún quieren viajar? Hay que abrirse a todo”, señaló.

Holbach Muñetón, presidente de la Federación Nacional de Cámara de Turismo del Ecuador, es menos optimista. Este considera que tomará a todas las aristas de negocio de este sector hasta dos años recuperarse de las fuertes pérdidas y que, para ello, se necesitarán facilidades de pago en los créditos que ofrece el Estado.

“Tenemos una ciudad vacía, sin movimiento, con limitaciones en el horario de circulación, y un sector de entretenimiento muerto. No tengo las cifras aún pero es obvio que la recuperación será lenta”, agregó.