La crisis dejó sin trabajo a empleadas domésticas

  Economía

La crisis dejó sin trabajo a empleadas domésticas

En Ecuador, el 53,3 % de las trabajadoras de este sector    perdió su trabajo. Ganan 37,7 % menos que otros empleados.

pic
Las trabajadoras domésticas han sentido el embate de la pandemia de COVID-19.Cortesía

Uno de los sectores que más ha sentido el embate de la pandemia es el del empleo doméstico.

desempleo

El 2021 cerró con una tasa de desempleo del 4,1%

Leer más

En Ecuador, 53,3% de las trabajadoras domésticas perdieron su empleo durante la pandemia, según un estudio sobre el trabajo doméstico remunerado en América Latina y el Caribe, elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

thumbnail_p07
Infografía.Expreso.

¿Cuál es la razón para la caída del empleo en este rubro? Según la OIT, las trabajadoras se consideraron posibles transmisoras del virus y, por lo tanto, muchos hogares decidieron limitar sus movimientos o prescindir de sus servicios.

También la situación complicó sus condiciones de trabajo. En la mayoría de países se reportó como común el confinamiento en las casas de los empleadores, lo cual para algunas significó perder el derecho al descanso semanal. Asimismo, muchas tuvieron que hacerse cargo del cuidado de personas enfermas con COVID-19, asumiendo el rol de primera línea en la atención de la pandemia en los hogares.

En América Latina y el Caribe, solo 39,9 % de trabajadoras domésticas tiene una jornada de entre 35 y 48 horas semanales, en contraste con el 63,9 % del resto de personas asalariadas que trabajan jornadas normales. En 2019, el 47,8 % de las trabajadoras del hogar tenían una jornada inferior a las 34 horas semanales.

desempleo

El Gobierno pierde la brújula de los problemas ciudadanos

Leer más

Las remuneraciones también han sido otro problema. El ingreso de una trabajadora de servicio doméstico en Ecuador equivale a 62,3% del salario mensual del resto de empleados, lo que quiere decir que perciben un 37,7% menos frente a otros trabajadores.

Los ingresos más bajos se deben a jornadas laborales reducidas, 45,4% de trabajadoras domésticas laboran menos de 34 horas a la semana, lo que indica ingresos inferiores al salario básico.

En Ecuador, más del 60% de trabajadoras domésticas es afrodescendiente, mientras el 6% es indígena.

Pese a que en el país existe una normativa que protege a los derechos de las trabajadoras domésticas remuneradas, en la realidad, su situación aún tiene características de precariedad, asegura la OIT.

Según el organismo, es fundamental que exista un seguimiento del cumplimiento de la normativa, así como una valorización del trabajo del cuidado.

La OIT aconseja avanzar hacia la creación y consolidación de sistemas integrales de cuidados, ya que el “contar con sistemas de cuidados robustos mejora la inserción laboral de las mujeres y promueve la igualdad de género”.

El estudio de la    OIT tomó en cuenta el último trimestre del 2019 y el segundo trimestre del 2020.