Economía

Coronavirus: Colapso económico en la gran manzana

Las empresas siguen perdiendo valor en un convulsionado mercado de valores. El barril de petróleo suma su quinta semana de caída en el año.

Tokyo
La bolsa de Tokyo también ha descendido.KAZUHIRO NOGI

Estados Unidos se ha convertido en el mayor foco del mundo en la expansión del COVID-19 y Nueva York es su gran epicentro, en donde no se recuerda una situación tan calamitosa desde los atentados del 11 de septiembre de 2001: los expertos prevén un impacto económico catastrófico de miles de millones de dólares.

A mask-clad pedestrian(31386450)

El petróleo no recupera ni la mitad de lo perdido el lunes

Leer más

En la Gran Manzana confluyen las empresas más cotizadas del mundo.

Pese a protagonizar las restricciones más severas en todo EE. UU., en donde hay más de 100.000 contagios testados, solo el estado de Nueva York cuenta ya con casi la mitad de ellos (45.000) y en la Gran Manzana, con una gran densidad de población, tiene más de 25.500 positivos y 366 muertes, una cuarta parte de todas las que hay en el país (1.544).

“El impacto económico va a ser catastrófico”, dice a EFE la economista Nicole Gelinas, del centro Manhattan Institute.

Los mercados no han sido ajenos a la evolución de la pandemia e incluso el parqué de la Bolsa de Nueva York cerró el pasado lunes, permitiendo solo las operaciones electrónicas, que habitualmente ya son mayoritarias.

El viernes pasado Wall Street cerró con una caída del 4,06 % en el Dow Jones, que se ha convertido en el país con más casos de COVID-19 tras superar a China. El selectivo S&P 500 descendió un 3,37 % y el índice compuesto del mercado Nasdaq, que aglutina a importantes tecnológicas, se deslizó un 3,79 %.

Anchundia

El mercado de valores saca la cara: aumenta un 57,8 %

Leer más

Por sectores, las mayores pérdidas fueron para el energético (-6,93 %), el tecnológico (-4,61 %) y el industrial (-4,33 %), mientras que repuntaron levemente las empresas de servicios públicos (0,50 %).

Entre las 30 cotizadas del Dow Jones, destacó la caída del gigante aeronáutico Boeing, un 10,3 %, en reacción al anuncio del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, de que la firma no buscará un rescate del Gobierno federal, seguida por la de Chevron (-10 %) y Disney (-8,5 %). Aunque en el conjunto de la semana, el Dow Jones se recuperó casi un 13 %, el S&P 500 más de un 10 % y el Nasdaq un 9 %, pero los tres indicadores siguen en territorio bajista y han perdido más del 20 % de su valor desde los últimos récords.

La Reserva Federal decidió a principios de semana adquirir un monto ilimitado de bonos del Tesoro y títulos respaldados por hipotecas en una andanada de programas para sustentar los mercados financieros ante la crisis del COVID-19.

El presidente Donald Trump dio luz verde al mayor paquete de estímulo económico de la historia del país, por valor de más de 2 billones de dólares, con el objetivo de contener el impacto económico de la pandemia del coronavirus.

El plan de estímulo, que representa alrededor de un 10 % del producto interior bruto del país es el triple del puesto en práctica en 2009 tras el estallido de la crisis financiera, que ascendió a $ 700.000 millones.

Incluye una partida de cerca de $ 250.000 millones que se reservarán para efectuar pagos directos a individuos y familias de 1.200 dólares para quienes tengan una renta de menos de 75.000 dólares al año más $ 500 por cada menor de 17 años.

EL PETRÓLEO CAE. El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cayó el viernes un 4,8 % y cerró en 21,51 dólares el barril, arrastrado una vez más por el desplome de la demanda de combustible y la perspectiva de un aumento en la producción por la guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia.

Esto supone su quinta semana de pérdidas en un año en el que los precios han retrocedido más de un 60 %. Con el precio del petróleo acercándose a los 20 dólares, cifra en la que se prevé que ronde el barril de crudo en el segundo trimestre del año, cada vez son más las voces que piden a Arabia Saudí y Rusia se sienten a solucionar sus diferencias.