Economía

Convertirse en cooperativa, una opción para sobrevivir

Transformar trabajadores en socios es una medida a la que pueden apelar las pymes. Expertos creen que este modelo y la asociatividad sumarán adeptos.

CASA WARMI (32272860)
Las dificultades para sacar a flote Casa Warmi tras los primeros meses de la pandemia llevó a que sus propietarios propusieran a sus trabajadores convertir el negocio en cooperativa.Karina Defas

Durante el primer mes de la emergencia sanitaria, la preocupación principal de Vanessa Herrera, propietaria de Casa Warmi, era evitar el contagio de coronavirus. Para el tercer mes, se habían sumado varias: los salarios de sus ocho colaboradores, la luz, el agua y un posible cierre.

Tras reabrir el establecimiento y enfrentarse a las bajas ventas del local, que era a la vez restaurante y tienda, esta tomó una decisión: asociarse con sus trabajadores y convertir el negocio en una cooperativa.

“Aún no estamos conformados legalmente, pero empezaremos el proceso. Por ahora, el único capital es el familiar, pero decidimos hacer una división equitativa de los ingresos. De lo que entra, el 50 % es para gastos del local, y el otro 50 % nos dividimos en partes iguales para todos”, explicó.

Los ingresos son pocos, pues desde que retomaron la atención, solo han recuperado un 35 % de las ventas que tenían previo a la pandemia. Aun así, Herrera califica el cambio como un logro. “No hemos tenido que despedir a nadie, seguimos abiertos, y creemos que de esta manera podemos mantenernos”, señaló.

constitución+empresas+coronavirus+enero a julio

La creación de negocios cayó un 31% de enero a julio de este año

Leer más

El economista Wilson Araque, catedrático de la Universidad Andina Simón Bolívar, considera que la implementación del cooperativismo y de la economía asociativa, que reúne a varias microempresas con un mismo eje productivo, son dos modelos de negocio que irán al alza entre este y el próximo año, producto de la crisis económica suscitada por la emergencia sanitaria.

“Se hablaba de estas modalidades de negocio desde hace mucho tiempo, están reguladas en el país, pero no se llevaban a la práctica. Ahora, sin suficiente capital, y con numerosas pérdidas a cuestas, el cooperativismo y las asociaciones son la mejor manera de sobrellevar la crisis. Estas generan la concurrencia de otros sectores, dan músculo financiero a las mipymes para la adquisición de maquinaria e insumos y generan concurrencia con otros sectores, creando nuevas plazas de trabajo”, señaló.

Grafico Economia Asociativa
Los pasos para convertirse en una cooperativa.Adrián Peñaherrera

Y efectivamente es un sector que va al alza. Según datos del año pasado de la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria, hay 2.451 cooperativas no financieras, dedicadas principalmente a servicios y producción, y 4.276 pequeñas empresas que trabajan bajo el formato asociativo.

EMPLEO+pandemia+mercado laboral

Ecuador, a ciegas sobre su mercado informal

Leer más

Mery Minga, propietaria de ‘El telar ibarreño’, optó por transformar a sus empleadas en socias del negocio en mayo. Para esa fecha, su pequeña empresa, dedicada principalmente a la elaboración de uniformes, ya estaba en problemas, y no había logrado retomar su índice de producción tras las protestas de octubre de 2019. “Veía que la única opción era cerrar. Hablé con las compañeras, pero ellas me pidieron que encontremos una manera de seguir, y mi cuñado me habló de las cooperativas”, explicó.

Al igual que en Casa Warmi, aún no hacen el cambio legal correspondiente, establecido bajo la Ley de Cooperativas, pero desde entonces, las ganancias que se obtienen son compartidas entre las seis trabajadoras y su propietaria. El giro hacia la elaboración de mascarillas e indumentaria de seguridad fue decidido entre todas. “No hemos logrado recuperarnos, pero por ahora todas llevamos alguito a la casa”, agregó Minga.

2.451 cooperativas no financierasexisten en el país según datos de la Superintendencia de Eononmía Popular y Solidaria

El economista Roberto Andrade considera que desde la academia y el Estado se debe analizar los beneficios de estos modelos de negocio. “La gran mayoría de las cooperativas y empresa asociativas está en el sector rural, no en las grandes ciudades. No se ha explorado las posibilidades que tienen en esta área mipymes que se dedican a temas tecnológicos, de diseño o marketing”, reflexionó.

Lo que sí hay, es un análisis de las ganancias generadas por cooperativas y asociaciones que están en pie. Según datos del ‘Anuario de exportaciones del sector asociativo y Comercio Justo’, las empresas de este sector generaron $ 140 millones en beneficios por exportaciones el año pasado. 

“Esperamos duplicar los usuarios”

“Durante los años que le siguieron al feriado bancario, y durante los efectos de la crisis de 2008, se vio un crecimiento de las cooperativas, sobre todo las financieras”, explicó Roberto Romero, presidente de Directorio en Corporación Nacional de Finanzas Populares y Solidarias.

 Este indicó que proyectan un crecimiento de los usuarios de cooperativas financieras y también un auge de los préstamos para negocios asociativos. Señaló que se han colocado $ 601 millones en créditos destinados a actividades productivas.