Economía

Asobanca: "Algunos bancos inyectarán liquidez por encima de la recuperación de sus depósitos"

La Asociación de Bancos Privados del Ecuador señala que los indicadores del sistema bancario privado gozan de buena salud pese a la pandemia.

Banco de Guayaquil
La tecnología, clave para mantener activo los servicios durante la cuarentena.cortesía

Las cifras de la banca privada ecuatoriana, al cierre de junio de 2020, según los datos de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca) muestran una recuperación luego del período de cuarentena. 

Los depósitos, en junio, siguen creciendo: $ 372 millones más. Esto refleja una recuperación en comparación a marzo y abril donde se registró una reducción en los depósitos de $ 1.035 millones. 

"El crecimiento en depósitos registra una variación anual de 6,1% y un incremento mensual del 1,1%", señala Asobanca. 

El saldo de cartera bruta otorgada por la banca privada alcanzó un valor de 28.892 millones al sexto mes, "lo que presenta una leve contracción de $ 102 millones en comparación a mayo 2020, representando una disminución porcentual del 0,35 %. Sin embargo, esta contracción es menor a la de los últimos tres meses y muestra una tendencia favorable. A fines de junio, la cartera bruta registra un incremento, esta vez de 1,5 puntos porcentuales en comparación al mismo mes del año 2019.

Esto indica, anota la Asociación de Bancos Privados, que a pesar del impacto que tuvo la crisis en el sector bancario, "los bancos privados han realizado grandes esfuerzos para mantener el dinamismo en el otorgamiento de crédito. Incluso, ciertos bancos han anunciado que inyectarán más liquidez al mercado por encima del nivel de recuperación de cartera que están registrando en estos meses, lo que significa una ampliación en el nivel de crédito destinado para la reactivación productiva".

Este se evidencia en un crecimiento de $ 93 millones en la cartera de crédito comercial/productivo de junio, en comparación a la misma cartera del mes de mayo. Del total del financiamiento otorgado, 17.201 millones fueron destinados al crédito productivo, lo que representa 60 % del total. Por otro lado el crédito destinado al consumo representa el restante 40% de la cartera, que equivale a un saldo de 11.691 millones.

A junio de 2020, la morosidad total para los 24 bancos ecuatorianos cerró con 2,8%, es decir, 0,1 puntos porcentuales menor en relación al año anterior y 0,6 puntos porcentuales menor que en mayo de 2020. La razón de tener un indicador de morosidad bajo, obedece principalmente a las facilidades que los bancos han otorgado a sus clientes para diferir sus pagos y no afectar su calificación crediticia, en el marco de lo dispuesto por la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera.

Pero el sector bancario no es inmune a los efectos de la crisis, la banca ha "sacrificado rentabilidad" para atender las necesidades de sus clientes y continuar defendiendo la solvencia del sistema.