Economía

El agujero en fideicomisos del IESS se fraguó desde la CFN

En 15 años no hay sanciones. 11 proyectos se impulsaron desde esta financiera en el periodo de Samán y Wated. Este último hoy está a cargo del IESS, entidad llamada a sanear las cuentas

Han pasado casi dos décadas desde que el IESS se adhirió al primer fideicomiso para entrar, sin aval normativo, al negocio de construcción inmobiliario. Tal como lo contó ayer EXPRESO, esta decisión hizo que se utilizaran más de $ 700 millones de ahorros, dinero que terminó en proyectos inconclusos que crearon un agujero de $ 265 millones en los fondos de los afiliados. Hoy, con cuentas que no están claras y teniendo en la directiva actual del IESS y el BIESS a personas que habrían impulsado años atrás esta irregularidad, los recursos se volverían cada vez más difíciles de recuperar. Sobre el tema tampoco existen sanciones, esto pese a que organismos de control desvelan que esta trama sirvió como escenario para cometer actos de corrupción.

FIDEICOMISOS 2+IESS+BIESS

Fidecomisos: Se debe investigar con Wated dando “un paso al costado”

Leer más

Las fechas en las que fueron constituidos 49 proyectos, del año 2005 a 2012, hoy ponen bajo la lupa la gestión que desempeñaron autoridades de la época dentro de entidades involucradas en la creación y ejecución de estos fideicomisos. Entre ellos está Jorge Wated, quien entre el 2009 y 2013 se desempeñó como gerente general de la CFN, y quien ahora es la máxima cabeza del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), justamente la entidad afectada por estos mecanismos de inversión. También están Camilo Samán, quien actuaba como presidente de la misma financiera; como contraparte, aparecen Ramiro González, expresidente del directorio del IESS y Efraín Vieira, su exgerente.

EL 78% DE LOS PROYECTOStiene trabas legales por resolver, según la Superintendencia de Bancos. EL 63% tiene problemas financieros.

Este Diario reveló ayer que, desde el 2005, el IESS se adhirió y constituyó estos fondos para, a través de ellos, construir y vender proyectos inmobiliarios que le generen rentabilidad, esto pese a que la ley prohíbe al IESS y al Biess (su banco) operar en el campo comercial. No obstante, 15 años después, según el mismo Biess, 26 de estos 49 proyectos continúan paralizados o sin poder liquidarse. El resto, aún está en trámite de recuperar la inversión que, en total, llegó a sumar $759,87 millones.

Un informe realizado en marzo de este año por la Subgerencia de Inversión del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), y al que EXPRESO tuvo acceso, indica en cambio que los proyectos paralizados y sin liquidar podrían llegar a 31. Según este documento, la mayoría de estos fideicomisos (12) estuvo a cargo de Enlace S.A. , una fiduciaria que, de acuerdo con ese informe, movió $ 131 millones que aún están sin recuperar, pues 7 de esos proyectos están estancados y uno sin liquidarse. En la lista de importancia le sigue la Corporación Financiera Nacional (CFN) que actuó como administradora de 11 proyectos, con casi $ 84 millones de inversión.

La participación de esta financiera es clave. Fue en el 2009 cuando la entidad, en ese entonces al mando de Jorge Wated, creó el Fideicomiso de Inversión y Administración para el Desarrollo del Mercado Inmobiliario (Fiadmi), el ‘fideicomiso madre’ desde donde, según pudo conocer este Diario, llegaron a fraguarse nuevas irregularidades. Según la Superintendencia de Compañías, desde ese fondo y bajo la constitución del Fiaidsi (otro fideicomiso creado para obras industriales), se llegó entregar recursos “en calidad de préstamos a personas naturales y empresas del sector industrial y de construcción”, irrespetando las facultades que confiere la ley. También se señala en la resolución, se llegó a incurrir en “una potencial situación de conflicto de interés al administrar fideicomisos relacionados entre sí”. Por ello impuso a la entidad una sanción de $ 15.000.

La Contraloría, que hasta el momento ha realizado 7 exámenes especiales, habla de las omisiones cometidas en estas gestiones. En uno de sus informes explica cómo el fideicomiso Casa Calero, administrado por la CFN con el fin de desarrollar un proyecto inmobiliario en Riobamba (Chimborazo), en el que se movieron más de $ 3 millones, llegó a operar sin tener un reglamento operativo y habiendo sido inscrito en el Registro del Mercado de Valores el 9 de enero de 2013; es decir, 40 días posteriores a la declaración de cumplimiento. Hoy es una obra más que está paralizada.

BIESS+iess+pandemia+descapitación+fideicomisos

Corrupción en el IESS: "Existen trabas para el control político"

Leer más

En este caso, la Contraloría observa que en lugar de Wated, el exgerente general, llegó a actuar una “Apoderada Especial”, una asignación que, en derecho público, dicen los expertos, no lo llega a eximir de responsabilidad.

EXPRESO intentó entrevistar a Wated, pero este pidió que sea Diego Burneo, actual gerente del Biess, el encargado de dar declaraciones. No obstante, por condicionamientos del banco (se pedía a este Diario entregar los informes a los que había accedido) esta entrevista tampoco se dio. Así, en el aire quedan las dudas de cómo el Biess gestiona la recuperación de estos recursos, aun teniendo entre su equipo a ejecutivos que hace ocho años conocieron y trabajaron en la constitución y desarrollo de estos fideicomisos. Entre ellos Freddy Monge, actual subgerente del banco de los afiliados, quien en el periodo 2006-2012 llegó a ser subalterno de Wated en la CFN, tras ocupar la Subgerencia Nacional de la entidad. Según su hoja de vida, una de sus tareas era hacer justamente evaluaciones financieras y económicas de proyectos de inversión.

Rafael Balda, experto fiduciario y exintendente nacional del Mercado de Valores de la Superintendencia de Compañías en el 2013, señala que en este tema aún queda mucha tela por cortar. Comienza hablando de la responsabilidad previa que deben tener las fiduciarias, “que es cuando esta participa de un contrato de fideicomiso y está obligada a revisar que ese contrato se esté celebrando en regla, en respeto a la legislación vigente”. En ese sentido, afirma, “ni el IESS, ni el Biess debieron hacer este tipo de operaciones. No tenían una infraestructura de banca comercial, (ni reglamento legal para defenderse)...cuando literalmente se adhiere a un fideicomiso y termina asumiendo el riesgo del desarrollo del proyecto inmobiliario”. Además, aclara, que si bien las cabezas de estos fideicomisos puede no tomar las decisiones, porque para eso se crea un Comité Fiduciario, muchas veces tienen poder de veto para frenar cualquier irregularidad.

Pero los informes de Contraloría detallan claramente esas faltas. Fue así como, a nivel nacional, se impulsó la edificación de viviendas, oficinas, locales comerciales y edificios que hoy, 15 años después, siguen inconclusos, dejando no solo un perjuicio a las arcas del IESS, sino a las personas que, interesadas en esta oferta, nunca terminaron accediendo a ella.

Las investigaciones de la Contraloría, tal como desveló ayer este Diario, terminaron con sanciones por $ 2,7 millones, atribuidas a funcionarios de mandos medios. Hasta el momento no se conoce que exautoridades de alto rango hayan sido sancionadas en este caso o, lo que es peor, que se haya dictado prisión para un caso que aún sigue teniendo $ 265 millones o más en juego.

El monitoreo de este tema debe quedar abierto. La Superintendencia de Bancos inició este año un análisis de riesgo, que incluye el análisis de lo que sucede en estos fideicomisos. La Fiscalía, según el propio Biess, gestiona 8 denuncias, de las cuales también se espera una resolución.

  • NO HAY RESPUESTA 

Para este reportaje, EXPRESO intentó entrevistar a Jorge Wated y Efraín Vieira. Estas son algunas dudas que siguen sin responderse.

Pregunta 1: ¿Por qué en el 2009, ambos, siendo las cabezas al mando de CFN y el Biess, permitieron la constitución del Fiadmi, el fideicomiso que se encargaría de impulsar proyectos de construcción de bienes inmobiliarios? ¿Quién dio la orden?

Pregunta 2: ¿Se revisaron las normas, las leyes? ¿Se estaba consciente de que se estaba obligando al Biess a operar por fuera de lo que la ley le permite?

Pregunta 3: ¿Cuánto dinero llegó a mover el Fiadmi? Se habla de que este fideicomiso transfirió montos a otros fondos. ¿Bajo qué cantidades?

Pregunta 4: Documentos reservados mencionan que bajo el Fiadmi se llegó a realizar préstamos directos a personas naturales y jurídicas, violando la ley. ¿Bajo qué fin se dio esto?

Pregunta 5: ¿Existió conflictos de intereses en la entrega de estos préstamos? ¿Las autoridades de control los han llamado a declarar sobre este tema?

FIDEVAL Y ENLACE: A través de sus correos y teléfonos institucionales se solicitó declaraciones, pero hasta el cierre de esta edición tampoco hubo respuesta. 

  • INVESTIGACIÓN CON ASESORÍA DE CANADÁ Y ESTADOS UNIDOS

Con ayuda del Tesoro Americano y una supervisora canadiense, la Superintendencia de Bancos inició en febrero de este año un control basado en riesgos aplicados al IESS y el Biess, donde los fideicomisos son una materia también a investigarse.

FIDEICOMISOS+BIESS+proyectos

Fideicomisos, la otra cara de la corrupción dentro del IESS

Leer más

Una de las primeras tareas que tendrá que transparentar es la cifra de fideicomisos creados y de ellos saber cuántos exactamente están paralizados o en cierre. Mientras el Biess habla de 49 constituidos, la Superintendencia, en un primer resultado, habla de 55 donde ya ha encontrado deterioro de activos financieros y fideicomisos que, “sin estar como negocio en marcha, tienen incrementos en su valoración”. Los que están en liquidación, en cambio, no llevan procesos adecuados.

Tras agrupar y consolidar los aspectos financieros, legales, técnicos y comerciales más relevantes, la Superintendencia ha logrado determinar en primer instancia que, hasta el 2019, el 63,6 % de estos proyectos registraba problemas financieros originados en constantes demoras en la entrega de los aportes, situación que causó iliquidez y no les permitió cumplir con sus obligaciones contractuales. También que el 78,2 % aún mantiene problemas legales.