Eco global por justicia para la ambientalista hondurena

  Actualidad

Eco global por justicia para la ambientalista hondurena

Desde el flamante premio Óscar Leonardo DiCaprio hasta organizaciones ambientalistas en Europa, reclamaron ayer al gobierno hondureño esclarecer la muerte de Berta Cáceres, activista hondureña en la defensa del medioambiente, los pueblos indígenas y lo

Pena.  Allegados a Berta Cáceres rodean el féretro con los restos de la activista, a su salida de la morgue en Tegucigalpa para su posterior funeral.

Desde el flamante premio Óscar Leonardo DiCaprio hasta organizaciones ambientalistas en Europa, reclamaron ayer al gobierno hondureño esclarecer la muerte de Berta Cáceres, activista hondureña en la defensa del medioambiente, los pueblos indígenas y los derechos humanos en América Latina.

“El mundo ha perdido a una líder indígena increíble. Todos debemos honrar las contribuciones valientes de Cáceres, ecologista, humanitaria e inspiración para todos”, proclamó desde Instagram DiCaprio, protagonista de la película ‘El Renacido’, que le valió el Óscar.

El cantante del grupo Calle 13, el puertorriqueño René Pérez, más conocido como ‘Residente’, tuiteó: “Quieren detener el incendio que se propaga pero hay fuegos que con agua no se apagan. El asesinato de Cáceres multiplicará la lucha”.

Una avalancha de voces a nivel mundial exige al gobierno de Honduras una investigación a fondo del crimen, el castigo para los responsables y medidas de protección efectivas para los activistas sociales y de derechos humanos.

“Es horrendo crimen y golpe a derechos humanos del pueblo. Que se esclarezca el crimen ya”, pidió desde Twitter el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro. Añadió que en una carta enviada en 2015 al gobierno hondureño, había destacado la necesidad de dar protección a los líderes indígenas de ese país. “Hoy reiteramos solicitud e instamos a (dar) mejor protección y (entablar) diálogo con comunidades indígenas para mejor comprensión de sus problemas”, puntualizó Almagro.

La mexicana Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), afirmó en un comunicado que ese organismo “eleva su voz para exigir justicia, para demandar el respeto y la protección de todos aquellos que como Berta, a lo largo de América Latina, empeñan su vida en construir derechos para todas y todos”.

El Programa de la ONU para el Medio Ambiente destacó que Cáceres trabajó por defender el derecho de sus conciudadanos al acceso a recursos naturales, en especial el agua, “uno de los objetivos para el Desarrollo Sostenible”.

La Asociación Pro Derechos Humanos de España fue una de las numerosas organizaciones civiles que se pronunciaron en América Latina, Estados Unidos y Europa pidiendo la investigación e inmediato procesamiento de los culpables.

Cáceres, de 43 años, fue fundadora y dirigente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), que ha librado intensas luchas contra la amenaza ambiental que representan proyectos hidroeléctricos y mineros en territorios indígenas.

En los últimos meses, encabezó la lucha por la defensa del río Gualcarque, en el noroccidental departamento de Santa Bárbara, donde una compañía se propone construir una represa hidroeléctrica, que dejaría sin agua a cientos de indígenas de la etnia lenca, a la que pertenecía la ambientalista.

Cáceres fue atacada a tiros por dos hombres en su residencia en la semi-rural ciudad de La Esperanza, unos 180 kilómetros al oeste de la capital Tegucigalpa, pese a que tenía medidas cautelares de protección por haber sido amenazada en reiteradas ocasiones.

El Gobierno dijo en un comunicado que la policía detuvo a un sospechoso del crimen, así como a dos testigos del ataque, en el que resultó herido también Gustavo Castro, director de la organización mexicana Otros Mundos Chiapas.