Actualidad

Dos nuevos pasos para peatones en La Puntilla

35.000 vehículos en promedio circulan a diario por la avenida Samborondón.

Costo. Ambos pasos peatonales le costarán al Municipio de Samborondón entre $ 627.000 y $ 649.000.

El agobio que experimentan las decenas de peatones que a diario intentan cruzar por los diversos tramos, los más críticos, de la avenida Samborondón, parece haber llegado a su fin con la construcción de dos nuevos pasos peatonales que se prevé sean inaugurados en marzo.

El año pasado en el kilómetro 10, por donde hoy circulan en promedio 1.000 personas a diario, fue inaugurado el primero. Esta vez, bajo las mismas características, se levantarán los otros. Uno a la altura del centro comercial Alhambra y la Parrillada del Ñato, en el kilómetro 2,5 de la vía, por donde cruzan a diario 1.500 personas; y el otro al nivel de Plaza Navona, en el kilómetro 5, por donde 800 habitantes -por día- asimismo se ven obligados a zigzaguear entre los autos, intentando llegar al otro lado.

Según datos del 2017 proporcionados por la Comisión de Tránsito del Ecuador y publicados por EXPRESO en una edición anterior, en los diez kilómetros que comprende la arteria se dan en promedio 20 atropellamientos por año. Y si bien en los puntos ahora intervenidos el índice de incidentes en comparación con toda la zona es menor o prácticamente nula, para los transeúntes y moradores la obra es necesaria, puesto que en más de una ocasión han puesto en riesgo sus vidas.

En junio, por ejemplo, Juliana Beltrán, residente de la urbanización El Río, se salvó de ser arrollada por un auto que se cruzó la luz del semáforo en rojo, frente a la Parrillada del Ñato.

“Solo intentaba atravesar la calle, pero por poco muero. Aquí ha faltado seguridad para el peatón. De hecho me atrevería a decir que por esta razón, muchos usamos nuestros vehículos así sea para cruzar cuatro, cinco metros, lo que aumenta la congestión”. Es una lástima, admite. “Ojalá que con la infraestructura el panorama, la sensación de bienestar aumente”.

A decir de Carlos Erazo, superintendente de la obra municipal, adjudicada al arquitecto Hernán Molina, de la constructora Constru Valero, ambos pasos -que tendrán 60 metros lineales y 6,10 metros de altura, además de dos ascensores, un carril peatonal y dos ciclovías- han sido creados con el fin de facilitar la movilidad de los ciclistas y las personas con discapacidad.

“Aunque esto evidencia un gran avance, ansío que con el tiempo se edifique otro puente cerca del Village Plaza, por donde vivo. Yo todavía camino pero me canso. Intentar subir y bajar veredas, algunas muy altas, otras empinadas, es un gran reto”, manifiesta Inés Alvarado, de Las Riberas.

Desde el lunes, decenas de obreros realizan ya trabajos de excavación a un costado de la vía en Plaza Navona y en dos semanas harán lo mismo en el otro lugar. En ambos sitios se romperá parte del parterre central; sin embargo aquellas plantas y postes que interfieran con la edificación de la estructura, serán solo desplazados unos cuantos centímetros. “Nada saldrá del lugar, todo quedará igual”, adelanta Erazo.

La segunda fase no estará lista este mes

En esta vía, otra de las obras que continúa ejecutándose es la segunda fase del puente que une a Guayaquil con Samborondón. Y aunque según lo previsto esta debía ser inaugurada este mes, el alcalde de Samborondón, José Yúnez, precisó que debido a su magnitud y por implicar el cambio de cables, tuberías de agua, cableado de datos, la obra, que incluye un paso vehicular elevado y la ampliación de la avenida en el tramo que va desde el kilómetro 3,5 hasta Plaza Navona, además de una ciclovía, se entregará recién a mediados de noviembre.

Al momento, según un comunicado del consorcio Enlace 780, a cargo del levantamiento, se ha ejecutado ya la cimentación a base de pilotes metálicos, pilas y cabezales de hormigón, se colocaron 24 en total.

Asimismo, están poniendo las rampas de aproximación al puente.

En la avenida, en cambio, se ha avanzado en la ejecución de los bordillos que delimitan la vía, retirando la vegetación existente en el desvío de los servicios y en los puntos donde ya se terminó con estos trabajos preparando la cimentación para camineras y ciclovía.