El discurso ‘camaleon’ de Ivan Duque

  Actualidad

El discurso ‘camaleon’ de Ivan Duque

En los días previos al paro general, el presidente de Colombia descalificó la marcha. Su discurso fue otro al cierre de las protestas del jueves 21.

Iván Duque durante una alocución televisada en la que se refirió a la jornada de manifestaciones que vivió el país este jueves, desde Bogotá (Colombia).

Las del jueves 21 de noviembre han sido las protestas más representativas desde el 24 de noviembre de 2011 en Colombia. Los organizadores se lo habían anunciado al gobierno de Iván Duque, quien en días previos descalificó las movilizaciones.

Sin embargo, el primer mandatario colombiano terminó por reconocer a lo que se enfrentaba: el descontento general del país que lidera, algo que lo llevó a revisar su discurso. Duque atenuó sus declaraciones.

Estudiantes y trabajadores colombianos tomaron las calles el jueves para protestar contra la política económica y social de Duque, en una jornada que prácticamente paralizó el comercio y el tráfico en las avenidas.

Pero, ¿de qué forma cambió su discurso? Te lo mostramos:

Noviembre 8. “Es falso que este Gobierno quiera golpear las pensiones. Tenemos claro que esa discusión la abordaremos en la Mesa de Concertación Laboral para que entre todos trabajemos para cerrar la brecha de la cobertura pensional”.

Noviembre 10. “No dejemos que el odio lo siembre en Colombia. No dejemos que hagan llamados a la violencia, al vandalismo, al pillaje. Entendamos, sí, el clamor de quienes quieren plantear sus ideas en democracia, porque eso es legítimo, pero tengamos claro que la institucionalidad, como un todo, tiene que unirse para invitar a los colombianos a que esa no sea la forma como nos expresamos”.

Noviembre 13. “Hay muchas voces que llaman a incendiar la sociedad y a la violencia basados en mentiras”.

Noviembre 19. “Tras las protestas hay una campaña para desatar la ira entre los colombianos. Toda la sociedad tiene que rechazar (...) la violencia de quienes quieren pescar a río revuelto”. “Hay unos pocos que ven en este derecho a la protesta una oportunidad de agitación basada en mentiras, que lo único que buscan es generar división entre los colombianos”.

Noviembre 20. “La protesta social pacífica es un derecho constitucional, el cual garantizamos, pero seremos implacables con los actos de vandalismo”, dijo el mandatario a la radio Candela.

¿Qué cambió el jueves?

“Hoy hablaron los colombianos y los estamos escuchando, el diálogo social ha sido la bandera principal de este Gobierno, debemos profundizarlo con todos los sectores de esta sociedad”.

“Los hechos sucedidos con posterioridad a la marcha son vandalismo puro y no obedecen a una expresión de la voluntad popular ni serán legitimados por el derecho a la protesta”.

“Como consecuencia del accionar coordinado de las autoridades han sido capturados decenas de criminales. Rechazamos los daños que el vandalismo y el pillaje arrojaron el día de hoy. Estos delincuentes perjudicaron a personas ajenas a los odios que los inspiran”.

“Los estudiantes, los trabajadores, los artistas y la gran mayoría de personas que se movilizaron lo hicieron con intención legítima de hacer sentir su voz y los escuchamos”, resaltó.

“Colombia tiene una democracia fuerte y sólida, razón por la cual invito a sus compatriotas a trabajar unidos para sacar a nuestro país adelante”.

Tres muertos

Al menos tres personas murieron y 98 más fueron capturadas en la multitudinaria jornada de protestas que movimientos sociales realizaron el jueves en varias ciudades de Colombia para expresar su rechazo a las políticas sociales y económicas del presidente Iván Duque.

Así lo informó este viernes el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, al dar un balance de las manifestaciones, que se tornaron violentas al cierre, lo que en Bogotá generó pérdidas por más de 5,8 millones de dólares.

Cacerolazo al cierre

Un súbito cacerolazo que se prolongó durante la noche en los barrios residenciales de Bogotá y otras ciudades cerró la jornada de protestas. El movimiento comenzó en el tradicional barrio de Chapinero y se regó como pólvora por otros sectores de la ciudad donde esta forma de manifestación se prolongó por más de una hora.

Primero fue en las ventanas de los edificios donde los vecinos comenzaron a expresar a golpe de cacerola su descontento con el gobierno de Duque y luego el movimiento fue tomando fuerza y la gente salió a las calles con utensilios de cocina y pitos para reforzar su protesta.

html
html