Y el dinero de los jubilados

  Actualidad

Y el dinero de los jubilados

El jubilado, que durante 30, 40 o 45 años ha entregado al IESS el 20,6 % de sus salarios (su ahorro personal del 9,45% y el 11,5 % por sus empleadores) para cubrir enfermedades, maternidades, desempleos, accidentes de trabajo, enfermedades profesionales, invalidez, desempleo y pensiones y/o rentas vitalicias o temporales, continúa siendo estafado. Todos los gobiernos les roban a los jubilados.

Hubo un espinoso capo del IESS y del Biess que, audaz e insensato, dijo que esos ahorros ya no les pertenecen a los trabajadores. Redujo los “aportes de pensiones” y estos pasaron al “fondo de salud” (2015) para cubrir su déficit, dejando ambos desfinanciados.

La OIT (14 de septiembre 2017) advirtió que, “en los últimos años han tomado decisiones que afectan al equilibrio financiero de los seguros de salud, pensiones y riesgos del trabajo de la entidad”.

En el sistema del IESS (1881, Estado de Bienestar) los nuevos afiliados “financian” el retiro de los jubilados.

¿Y dónde está el dinero de los jubilados? Se lo roban con el “sistema de reparto” (Sistema Ponzi) y los “cálculos actuariales” (Pirámide de Madoff).

Carlos Ponzi y Bernard Madoff crearon estas estafas financieras (pirámides), ilegales aquí y en muchos países.

Las pirámides “sistema de reparto” y los “cálculos actuariales” son el cáncer terminal del IESS.

Se oponen a la revolución mundial en el sistema de pensiones. Chile, Hungría, Polonia, Kazajistán, Rusia, México, Bolivia, El Salvador, Argentina, Colombia, Perú, Uruguay, Alemania, Italia, Gran Bretaña y Australia reforman sus sistemas públicos de pensiones en favor de los trabajadores, no de políticos que roban el dinero de los jubilados.

Los trabajadores reciben una libreta personal de ahorros para acreditar sus intereses. Se invierte con transparencia y vigilancia estatal. Amplia cobertura.

Se respeta el ahorro para su vejez. Además, cada individuo tiene el derecho a invertir “su dinero” para jubilarse con dignidad. Sin burócratas ni políticos.