Actualidad

Diciembre y el comercio de Guayaquil

En medio de la innegable crisis y contracción económica del país y de una relativa escasez de circulante, diciembre es esperado como el “mes milagroso” para reactivar el comercio. Además, hay que tener presente que es una época en la que a pesar de la escasez de numerario tendrá activa incidencia el décimo tercer sueldo. Este será un factor que influirá positivamente en la dinámica económica.

La situación de crisis y circulante ha afectado mucho al comercio. Por ser las de más numerosa población del país, no es casualidad que la ciudad y la provincia concentren el mayor número de desempleados y de habitantes con “empleos inadecuados” (en realidad subempleados).

Así, no se avizora una solución ni salida inmediata. Esto continuará durante algún tiempo porque el índice de migración hacia Guayaquil es superior a su tasa de crecimiento, lo que significa que la estructura y la propia dinámica de la socioeconomía mercantil de la ciudad será afectada severamente por las políticas de contracción del comercio (especialmente de importación y por la implementación de salvaguardias).

Pese a esto, en este mes las empresas y los comerciantes, formales e informales, tendrán un espacio de respiro. Se estima que sus ventas, que se habían contraído en un 30 y 40 %, se van a reactivar. En esta acción reactivadora están empeñados todos, pues este es un tiempo de activo comercio por las festividades de fin de año.

Factor de peso en esta transitoria reactivación serán las políticas de comercio que sus agentes implementen para atenuar la caída de las ventas, y más bien lograr su incremento. Sin duda la iniciativa privada, otorgando créditos, descuentos, cuotas y otros mecanismos, buscará recuperarse en algo durante diciembre.

Hoy la urbe tiene 55 “malls”. Si el promedio mensual, en los 10 más grandes, es de aproximadamente un millón de visitantes en cada uno, esto significaría que en este mes estos centros comerciales tendrían unos potenciales 10 millones de visitas, lo cual incidirá positivamente, aumentando el número de posibles compradores. También los “malls” de los pobres, las bahías, actuarán en la línea de recuperación. Todos buscan salir de la contracción con creativas iniciativas privadas. Es de esperarse que en este último mes del año el sector se recupere en algo del debilitamiento que lo afecta desde hace meses.