Un diablo suelto para sonar con la final

  Actualidad

Un diablo suelto para sonar con la final

No es el Marcos Mondaini de años atrás en cuanto a la velocidad, pero su presencia es determinante en Emelec.

Desequilibrante. El ofensivo eléctrico Marcos Mondaini (d) celebra uno de sus dos goles frente a Clan Juvenil en el estadio Reales Tamarindos. Lo acompaña en el festejo el zaguero central Jorge Guagua (i).

No es el Marcos Mondaini de años atrás en cuanto a la velocidad, pero su presencia es determinante en Emelec. Ayer en Portoviejo, el Diablo no solo que marcó un doblete para la victoria ante Clan Juvenil, sino que fue constante, cambió de banda y generó peligro por todo el frente de ataque, algo vital para que el Bombillo siga en la lucha por ganar la etapa y disputarle el cetro al Delfín, puntero del torneo.

El Diablo tuvo la precisión de la que carecieron sus compañeros de ofensiva Ayrton Preciado y Bryan Angulo, quienes impusieron su movilidad, pero sin puntería ante la red, en un compromiso donde el Bombillo se mostró ampliamente superior a su adversario, aunque lo apretado del triunfo así no lo demuestre.

En la primera parte, Mondaini encontró un intérprete eficaz con el argentino Fernando Luna, con quien intercambiaba posiciones para maniatar a los laterales de Clan Juvenil, club que escogió el Reales Tamarindos para jugar de local. Pese a que salía de su reducto en Sangolquí, buscaba fortalecer sus arcas con la hinchada azul, que no asistió en el número esperado al estadio.

La primera de Emelec llegó luego de un Mondaini atento que aprovechó una falla defensiva. De manera similar puso la segunda, al capitalizar un rebote en el área.

Para la segunda parte, el asedio eléctrico duró hasta los 60 minutos, donde los ingresos de Carlos Orejuela y Marlon de Jesús le quitaron intensidad al juego de los millonarios.

Al contrario, fue Clan Juvenil el que le devolvió emoción al duelo a nueve minutos del final con el gol de Juan Carlos Villacrés; sin embargo, el triunfo le permite a los de Alfredo Arias ponerse a un punto del líder del campeonato.