Actualidad

Un detenido por el asesinato de hincha de Emelec

Luego de tres horas de investigaciones y de entrevistas con moradores de la ciudadela Sauces 9, agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida y Muertes Violentas (Dinased) de la Zona 8 detuvieron al presunto asesino de Andy Mantilla Astud

Homenaje. Vecinos, amigos y familiares de Andy llegaron hasta el sitio del crimen para recordarlo y rezar por él.

Luego de tres horas de investigaciones y de entrevistas con moradores de la ciudadela Sauces 9, agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida y Muertes Violentas (Dinased) de la Zona 8 detuvieron al presunto asesino de Andy Mantilla Astudillo, de 24 años.

Andy falleció la madrugada del domingo luego de protagonizar una gresca con un supuesto hincha de Barcelona, quien lo apuñaló en el costado derecho del cuello con un pico de botella. Producto de la pelea su hermano Jordi, de 19 años, también resultó con una herida en el estómago.

María José Astudillo, madre de las víctimas, explicó que los jóvenes se encontraban libando y conversando con varios amigos del sector cuando el sujeto, que pasaba por ahí, empezó a burlarse de ellos y del equipo.

“Me lo dejaron sin vida, mi hijo se acabó de morir. Mi otro hijo está en la clínica, pero todo fue porque ellos estaban con su equipo de Emelec y habría pasado este muchacho y los comenzó a molestar. Entonces Andy y él empezaron a darse de golpes y este hombre que se había quedado picado me lo apuñaló”, dijo María José a la salida del Centro Forense.

Los policías empezaron a buscar más indicios en el interior de las macetas cercanas al crimen, pero no encontraron ningún elemento que aportara a la investigación.

La información que proporcionaron varios testigos presenciales del hecho habría sido clave para identificar al ahora detenido. Ellos aseguraron a los agentes policiales que el sujeto era familiar de unos vecinos de la zona y que vivía en Bastión Popular, según consta en el parte de novedades.

Entonces los oficiales de la Dinased prepararon un operativo y allanaron una vivienda en la ciudadela Sauces 6, domicilio de un familiar cercano del aprehendido.

En el lugar, personal de Criminalística también halló las prendas de vestir que el victimario habría usado al momento de cometer el hecho delictivo y fueron decomisadas como parte de la evidencia. Además, el sospechoso fue reconocido por los testigos como el autor material del asesinato.

Mientras tanto, en la ciudadela donde ocurrió el crimen, ubicada al norte de Guayaquil, los vecinos dijeron sentirse aterrados por la situación.

“Esto no fue por delincuencia, al chico lo mataron por fanatismo. Mañana podría pasarle lo mismo a cualquiera de nosotros o a nuestros hijos. Aquí en este sector hay muchas de esas rivalidades”, dijo Juan Pesántez.

Con él coincide Marcia Villarroel, quien mencionó que ahora tiene miedo de que sus hijos salgan a la calle con alguna camiseta de su equipo de fútbol.

Otros moradores calificaron a Andy como “un buen chico” e “incapaz de meterse en algún problema”. En su honor, prendieron algunas velas junto a las manchas de sangre que aún quedaban en la peatonal, como signo de la gravedad de sus heridas.

En tanto que Jordi Mantilla permanece hospitalizado en la clínica Kennedy de la Alborada. Su mamá explicó que él fue sometido a una operación de urgencia en su abdomen para evitar que otros órganos cercanos salieran perjudicados. Actualmente se encuentra estable.

Los familiares de los jóvenes pusieron la denuncia en la Fiscalía y solicitaron a las autoridades que el sujeto sea procesado y sentenciado con todo el rigor de la ley.

Los robos y los hurtos

Hasta la tarde de ayer, más de 15 personas habían llegado hasta la Fiscalía de Flagrancia para denunciar diferentes delitos de los que habían sido víctimas durante y después del Clásico del Astillero. Los hurtos de celulares, billeteras y documentos fue lo que más se reportó. También hubo personas que denunciaron el robo de algunos accesorios de sus vehículos que se encontraban dentro y fuera del estadio.