Desmantelan una joyeria en el centro de Daule

  Actualidad

Desmantelan una joyeria en el centro de Daule

El perjuicio ascendería a $ 50.000 según los afectados.

Uno de los perjudicados observa cómo quedó su local.

José Antonio Quituisaca, de 49 años, y su hermano menor, Manuel Jesús, se llevaron a las 7:30 de este martes 5 de noviembre, la peor sorpresa de sus vidas al iniciar un nuevo día de labores: al abrir la joyería de su propiedad, encontraron totalmente vacías las perchas y vitrinas.

Joyas de oro, plata y relojes de marca habían desaparecido del local, ubicado en las calles Sucre y Piedrahita, en el centro de Daule, por lo que los perjudicados comunicaron de inmediato la novedad a la policía judicial y al fiscal César Peña, quien tiene su oficina a tres cuadras del lugar.

Agentes de Criminalística de la subzona Guayas, policías judiciales y del Servicio Preventivo, levantaron todos los indicios en este local de los artesanos, quienes aseguran que este es el segundo robo cuantioso que sufren en los últimos años.

Tras las pericias policiales se incautó en la tarde de ayer un teléfono celular de un vendedor que está en la esquina de este local para la explotación respectiva y determinar si tiene o no algún tipo de conexión con los implicados en este robo.

Los ladrones serían dos individuos encapuchados que sin violentar la seguridades, y en cuestión de 15 minutos, vaciaron todas las vitrinas, lo cual se observa plenamente en los vídeos de seguridad del local, ya que el ingreso de los delincuentes, fue alrededor de las 3:19, informó el representante del ministerio público.

El mayor de los Quituisaca confirmó a EXPRESO que el robo ascendería a más de 50.000 dólares. “Los dos delincuentes no violentaron las seguridades de la puerta de ingreso, cuando llegábamos a laborar como todos los días junto a mi hermano nos llevamos esta desagradable sorpresa”, acotó el hombre mientras mostraba al fiscal Peña cómo quedó todo revuelto en el lugar.

Agentes de la Policía Judicial al mando del cabo Kléver Rivadeneira realizaron en la tarde de ayer en los exteriores del local, que no abrió al público, averiguaciones con los vecinos pero nadie vio ni escuchó nada.