El desafio de la silla: un reto que los hombres no pueden ganar

  Actualidad

El desafio de la silla: un reto que los hombres no pueden ganar

Según teorías científicas, las mujeres tienen una leve ventaja por su centro de gravedad, el cual es más bajo que el de los hombres.

Según teorías científicas, las mujeres tienen una leve ventaja por su centro de gravedad, el cual es más bajo que el de los hombres.

Últimamente se ha hecho viral en las redes sociales el desafío de la silla; no es nuevo pero ahora los jóvenes no paran de alucinar con el experimento porque no saben como una mujer sí puede levantarse de un ángulo de 90 grados junto a una silla pegada al cuerpo y los hombre no.

El desafío es el siguiente: primero debes hacer es pararte contra la pared y retroceder dos o tres pasos y luego colocar una silla frente a ti, contra la pared. En ese momento tienes que inclinarte sobre la silla creando un ángulo de 90 grados con tu cuerpo y colocar la cabeza contra la pared. Una vez hecho esto, levanta la silla hasta el pecho manteniendo la cabeza contra la pared; he ahí el reto: levántate derecho con la silla contigo.

Tal como se aprecia en el video, el hombre no puede levantarse con la silla pero la mujer sí lo puede hacer.

Pero, ¿por qué a los hombres les cuesta tanto levantar la silla y a las mujeres no? Según teorías sobre la gravedad, todo se basaría en la longitud de los brazos y las piernas de los hombres en comparación con las de las mujeres.

Lee también: El reto de los pechos con ‘forma de corazón’

Sin embargo, la más repetida es aquella que dice que las mujeres tienen un centro de gravedad más bajo, sobre las caderas, mientras que los hombres lo tienen más alto y, por lo tanto, a las primeras les resulta más fácil completar el desafío, tal como explicaba el científico y profesor Brian Ford de la Universidad de Cambridge.

“Es cierto que las mujeres tienen un centro de gravedad más bajo que los hombres, de varios centímetros. Pero eso no tiene relación con este pequeño truco. Los hombres tienen pies más largos que las mujeres. Dos o tres pasos atrás para un hombre serían más de 60 cm, para una mujer alrededor de 50 cm”, dijo el científico.

Así que, como lo dijo Ford, esta es la pequeña ventaja que tienen las mujeres. Y tú, ¿te animas a hacer el desafío de la silla y probar la teoría del científico?.

html