Actualidad

Cuestionamientos

Hace poco más de un año, en el escenario político del Ecuador circulaban en redes sociales los resultados de la entonces segunda vuelta electoral, con personajes polémicos, como lo eran en su momento Fernando Alvarado en el manejo de la comunicación, y Julian Assange, con su cuestionada permanencia en la embajada del Ecuador en Londres.

Con el paso del tiempo, la figura de Fernando Alvarado se fue diluyendo en el imaginario colectivo, mientras que la Julian Assange cobraba notoriedad por una cuestionada naturalización, así como por los controversiales intentos de incluirlo dentro del cuerpo diplomático ecuatoriano ante el gobierno inglés.

Sin embargo, esa figura de la que se había conocido muy poco en el último año, Fernando Alvarado, cobró notoriedad en las últimas semanas luego de que a su regreso al Ecuador se iniciaran las acciones de la Fiscalía, teniendo como resultado la medida sustitutiva a la privación de libertad de la imposición del grillete electrónico.

Este tema ganó notoriedad, una vez más, los últimos días, luego de que Fernando Alvarado, actualmente prófugo de la justicia, nos diera a conocer su fuga a través de las redes sociales, burlándose de las autoridades del Ecuador, y ridiculizando ante la opinión pública a todas las que son responsables y a las que el imaginario colectivo las siente así. A mi criterio, un intento para desestabilizar al gobierno.

Asombrosamente, esta semana nos encontramos con la acción de protección que interpuso el “ecuatoriano” Julian Assange. Me pregunto si en caso de declararse sin fundamento la acción, no sería un elemento más para revisar una naturalización defectuosa en forma, por decir lo menos.

Estos hechos me llevan a preguntarme: ¿qué le debemos a Assange, que se da el lujo de demandar a un país en el que sus ciudadanos no comprenden aún porque tenemos este lío internacional? Así como ¿por qué a un personaje como Alvarado se le impuso una medida sustitutiva, si es alguien que tiene tanto que explicarle al país? Necesitamos respuestas a estas preguntas.

colaboradores@granasa.com.ec