Actualidad

Cuatro ideas para proteger los cerros

Tres incendios forestales en menos de cuatro meses. La elevación más alta de Guayaquil, Cerro Azul, ubicado en el norte de la ciudad, ha sufrido los siniestros, atribuidos al clima, la erosión, el descuido y, en el caso del pasado 1 de noviembre, a la

La visible herida de la montaña.  Vista parcial del sector de Cerro Azul afectado por el incendio del 1 de noviembre. Según la División Técnica Forestal y Ambiental del Cuerpo de Bomberos, “las llamas habrían iniciado en un improvisado botadero de llantas

Tres incendios forestales en menos de cuatro meses. La elevación más alta de Guayaquil, Cerro Azul, ubicado en el norte de la ciudad, ha sufrido los siniestros, atribuidos al clima, la erosión, el descuido y, en el caso del pasado 1 de noviembre, a la irresponsabilidad: las indagaciones apuntan a que la causa fue la quema de llantas en el sitio.

La situación no es exclusiva de Guayaquil. La Secretaría de Gestión de Riesgos registró 409 incendios forestales hasta el 28 de octubre, lo que significa una pérdida general de cobertura vegetal de 10.551,98 hectáreas.

La provincia que más los ha sufrido es Loja, con 69 casos; le siguen Azuay con 63 e Imbabura con 52. Guayas registra 28 casos de incendios forestales.

En Guayaquil, en octubre los hubo en Cerro Colorado y Cerro Papagayo, donde se afectaron 35 y 200 hectáreas, respectivamente, según Ambiente.

En Cerro Azul, la devastación fue de 73,9 hectáreas según el Cuerpo de Bomberos; aunque Ambiente precisó que fueron 12 hectáreas de bosque seco las que se perdieron.

Para evitar que esto continúe, la sociedad civil propone algunas opciones para la protección de estos lugares:

1.Atacar con la educación.

Es la opción más eficaz que encuentra Andrea Fiallos, presidenta de la fundación La Iguana, una asociación que busca recuperar el paisaje nativo de Guayaquil, reforestando parques y avenidas con especies propias. Ella considera más eficiente que las autoridades establezcan un régimen de enseñanza donde se eduque a los niños y jóvenes en temas ambientales y cuidados forestales, ya que “esa es una área igual de importante que las ciencias o las matemáticas”.

A ello deben sumarse las campañas de reforestación, un tema que debe estar presente en la ciudad, dice. Y mantener equipos preparados para su cuidado y protección.

2.Campañas de concienciación y cuidado del área.

El trabajo debe ser en conjunto: autoridades locales, estatales y la sociedad civil, es lo que sugiere Xavier Salgado, de la agrupación Medio Ambiente Sustentable. Él considera que hace falta más control de parte de la Policía de Ambiente para asegurar que estos sitios, que son protegidos, permanezcan cuidados. Además estima necesario que se apliquen medidas restrictivas para evitar el uso del suelo y el espacio, como ya se ha registrado varias veces cuando personas que se dedican al reciclaje informal o son indigentes utilizan estos sitios para ‘acampar’ y hasta cocinar.

Su propuesta a corto plazo es activar campañas de reforestación y limpieza para retirar los materiales de fácil combustión, como plástico y vidrio, que son arrojados al cerro.

3.Ofrecer estos espacios como sitios turísticos.

Lo ideal es que el Municipio de Guayaquil mantenga un grupo de guardaparques para su atención; es decir destine un rubro para el pago de este personal, que podría ser costeado con una tasa pagada por todos los ciudadanos. Es lo que sugiere el planificador urbano Carlos Jiménez. A ello suma la opción de cercarlos y ofrecerlos como atractivos turísticos, donde se cobre un valor para su ingreso, que a la vez sirva para su mantenimiento. Lo importante es mantener georreferenciados los espacios protegidos, tener un informe predial y catastro sobre estos sitios para evitar que existan asentamientos irregulares o construcciones cercanas.

4.Guardaparques y evitar que allí se boten desechos.

Roberto Jurado, comandante del grupo de bomberos forestales de Guayaquil, cree necesario que haya un personal de guardaparques y que no se permita que allí se arrojen desechos. Además, plantea mantener en los cerros líneas de acceso limpias, para el ingreso de los bomberos en una emergencia. Crear trochas, cortando parte de la vegetación, para que el fuego no avance. Esto se debe hacer en las partes altas, para que en caso de propagarse el fuego, este no pase al otro lado. Y, por supuesto, coincide con la importancia de la educación y prevención. “Con escuelas, colegios, universidades y empresas cercanas a los diferentes cerros. Se les indica que aparte de estar prohibido por la ley, es peligroso que realicen la quema de basura o de desechos”. Los bomberos dicen tener planes que contemplan el antes y el después de la emergencia.

Para saber

- Un largo incendio

El incendio del 1 de noviembre en Cerro Azul empezó en la mañana y se extendió hasta la madrugada del día siguiente. Fue de alarma 3.

- Informe de Ambiente

El Ministerio del Ambiente informó que como consecuencia del incendio se afectaron especies forestales nativas como el Guasmo, Bototillo y Cabo de Hacha.

- Restauración

La entidad anunció que el Estado coordinará las medidas de restauración forestal requeridas para recuperar el entorno natural del sector, que colinda con Ceibos y la Espol.