Actualidad

La coyuntura electoral hace a los acuerdos políticos de papel

El correísmo y dirigentes de Fuerza Compromiso Social protagonizan roces. No es el único caso. Caminar a la fusión de partidos por tendencia, una opción

FCS
Militantes de Compromiso Social en Sucre, provincia de Manabí, participan de una asamblea de cara a la convención.CORTESIA

Alianzas de papel. Las uniones políticas son tan frágiles que se parten al primer vestigio de desacuerdo y ejemplos de ello hay muchos en la política ecuatoriana. La reciente ruptura entre el correísmo y algunos dirigentes del movimiento Fuerza Compromiso Social, entre ellos la asambleísta Vanessa Freire, es una clara evidencia de lo endeble de estos acuerdos políticos que se muestran sólidos durante la época de campaña electoral, pero que, en la realidad, su base es de cristal.

Convención- Correísmo- decisiones

La verticalidad de PAIS se traslada a Compromiso Social

Leer más

A un año de que el ambiente proselitista vuelva a encenderse de cara a la elección de las nuevas autoridades locales, las organizaciones políticas empiezan a mover las fichas y una de ellas, sin duda, es contemplar eventuales coaliciones. Pero es precisamente ese el problema principal, según expertos: que las alianzas nacen en un contexto electoral y de ese aspecto no trascienden.

“El problema de las alianzas políticas es que no son programáticas. El objetivo de la mayor parte de alianzas es ganar la elección y con ello que los partidos que las integran no desaparezcan. Carecen de fundamento ideológico o proyectos a largo plazo, eso las hace débiles por naturaleza, capaces de romperse ante el primer conflicto entre sus líderes (en caso de ganar) o por el resultado electoral (si pierden)”, explica el analista y consultor político, César Luis Barthelotti.

La principal consecuencia (de alianzas fallidas) radica en las peleas, en nuevos pactos sin ideología.

César Luis Barthelotti,, analista y consultor político.

La politóloga e integrante de la Red de Politólogas, Desirée Viteri, concuerda en parte con Barthelotti al considerar que muchas de las coaliciones    recientes y no tan recientes se basaron en intereses individualistas de los partidos, pero cree que ese no es el único traspié en ese camino a consolidar una verdadera unión política. “En otras ocasiones una comunicación ineficaz, la falta de transparencia y confianza, así como la ausencia de claridad en los acuerdos pueden contribuir a la fragmentación de las alianzas políticas”, comenta.

Las alianzas políticas son    positivas y resultan fundamentales porque mejoran la gobernabilidad.

Desirée Viteri, politóloga.

Alianza PAIS y el movimiento Ruptura de los 25 (ahora Construye) rompieron su unión por desacuerdos con el entonces presidente Rafael Correa por la convocatoria a la consulta popular del 2011. El movimiento CREO y el Partido Social Cristiano terminaron su acuerdo legislativo a mediados de mayo pasado cuando los legisladores del ahora oficialismo no prestaron sus votos para elegir al socialcristiano Henry Kronfle como presidente de la Asamblea Nacional. Ahora, el correísmo rompe con figuras de Compromiso Social, organización que los aupó en las elecciones de 2019 y 2021.

A decir de Barthelotti, las alianzas deben construirse sobre una nueva ley electoral que depure el registro de organizaciones políticas. “El problema de las alianzas es que se edifican con partidos débiles que solo están interesados en mantener su registro electoral, lo que debería existir es fusión de partidos en corrientes ideológicas fuertes”. Mientras que Viteri, pese a esta realidad constante, cree que las coaliciones políticas deben ser promovidas siempre “en el marco de que resulten beneficiosas para el país y su gobernabilidad”, concluye.

EN LA LA LEY ELECTORAL

  • Alianzas electorales. Dos o más organizaciones de cualquier tipo pueden formar alianzas, conforme a sus normas internas.   
  • Promoción. Se impulsará la conformación de alianzas electorales y frentes de las organizaciones. El CNE lo facilitará.
  • Tiempo de vigencia. Concluye cuando termina el proceso electoral, salvo que sus integrantes decidiesen ampliar el plazo.