Correa se va con la confrontacion en lo mas alto

  Actualidad

Correa se va con la confrontacion en lo mas alto

Vivirá en Bélgica. Llamó a la militancia a cuidar la revolución. Amenazó con desafiliarse.

 Acompañamiento. Militantes de Alianza PAIS de varias partes del Ecuador se dieron cita para despedir al exmandatario. En la foto gente de Durán.

No fue una simple despedida, fue un adiós. El expresidente de Ecuador Rafael Correa, que partió ayer a Bélgica por un tiempo indefinido, aseguró que deja un país “absolutamente cambiado”. Sin embargo, llamó a su militancia a cuidar lo hasta el momento logrado.

Correa hasta en sus últimas palabras mantuvo su estilo confrontador. Ahora no fue el enemigo la prensa o la oposición, lo hizo en contra de su sucesor, el presidente Lenín Moreno. Volvió, como lo ha hecho los últimos días por su cuenta de Twitter, a criticar el estilo conciliador y de diálogo que lleva adelante el actual régimen.

De ahí su primer llamado a los simpatizantes. “No se preocupen por mí, preocúpense por el país, a defender lo ganado, a defender la revolución. Es obvio que el 2 de abril derrotamos a la oposición, no estoy muy seguro si venció la revolución ciudadana”, aseveró en su discurso de despedida de apenas cinco minutos, en una tarima sobre la parte posterior de un furgón blanco.

Poco antes, el mandatario Lenín Moreno, desde el balcón de Carondelet, en el tradicional Cambio de Guardia de los lunes, aseguró que, aunque con “un cambio de estilo”, continúa en el país la “revolución” que enarboló Correa durante una década.

Correa no lo ve así. “Que no me digan que es cambio de estilo las claudicaciones, el entreguismo. Aquí deben prevalecer los principios, la lealtad, la coherencia, la excelencia no la mediocridad, la deslealtad, la estrategia de querer diferenciarse del anterior gobierno, dándole la razón a la oposición, a aquellos contra los que hemos luchado diez años y haberles derrotado una y otra vez”, afirmó.

Llamó a la secretaria ejecutiva, Gabriela Rivadeneira, a denunciar “la componenda”. Y surgió su amenaza, ya no la de volver para ser candidato y retomar las riendas del Ecuador, sino de dejar Alianza PAIS.

“No podemos llamar, querida Gaby a falsas unidades, si Alianza PAIS va por estas coyunturas y denuncia pactos inaceptables con el bucaramato, la entrega de la empresa pública no debería existir Alianza PAIS, porque nacimos para luchar contra eso”, aseguró.

“Las componendas, la entrega, el reparto de la patria cual piratas. Hoy hay que hablar muy, muy claro. Seré el primero en desafiliarme de Alianza PAIS porque yo no resisto eso. Toda mi vida he sido coherente a seguir luchando para que se respete la voluntad del soberano en las urnas para seguir avanzando en esta la revolución ciudadana, para que ese pasado contra el que nacimos, contra el que triunfamos no vuelva nunca más”.

La única autoridad de Gobierno que acompañó a Correa en su despedida fue el vicepresidente de la República, Jorge Glas, quien se reunió por breves minutos con el exmandatario en la sala VIP del aeropuerto Mariscal Sucre de Tababela.

De allí salieron juntos, como en sus tiempos de campaña, y bajo un estricto control policial se dirigieron a la tarima. “Hemos venido a darle un hasta luego a nuestro máximo líder. Han sido diez años maravillosos, la época ganada, la década de la ciudadanía, la década de la gente”, aseveró el segundo mandatario.

“Sabemos que muy pronto nos veremos de nuevo, que estaremos abrazándote una vez más y siempre contaremos con tu pensamiento, con tu fuerza, con tu ímpetu revolucionario”, continuó.

La respuesta no fue la que esperaban. “No son vacaciones compañeros. No es que me tomo un descanso. No es que me van a esperar en seis meses, mi querido Jorge (Glas). Debemos aprender que tenemos una organización política con experiencia. Deben aprender a luchar sin mí. Uno tiene deberes familiares, cuiden siempre la familia”, sentenció.

El discurso fue escuchado por los cientos de simpatizantes que se dieron cita en el aeropuerto para despedir al que consideran el “líder de la Revolución Ciudadana”.

El expresidente Correa recibió renovadas muestras de apoyo entre sus seguidores más acérrimos y del movimiento Alianza PAIS.

Los seguidores de Correa, con carteles y banderas del movimiento oficialista, así como de Ecuador, y muchos con camisetas verdes con el nombre de la agrupación política, se concentraron en diferentes sitios de la denominada Ruta Viva, avenida que une al norte de la capital con la terminal aérea. Se colgaron pancartas en los pasos elevados que decían “Gracias Rafael” “Muchas gracias economista Rafael Correa. En su Gobierno 16.000 padres y madres somos ahora taxistas ejecutivos”.

El exmandatario viajó en vuelo comercial de la compañía KLM. El itinerario era Quito, Guayaquil, Amsterdam. El vuelo salió a las 16:00.