Actualidad

Coronavirus: Tuvieron que abandonar el cerco por una amenaza de aborto

Hermana de la tercera víctima mortal de COVID-19 sufrió un descompenso en su salud. Los padres de la fallecida no saben que su primogénita ha muerto.

coronavirus
La mujer estuvo asilada en el área de Cuidados Intensivos en el hospital del Iess de Babahoyo.Tatiana Ortíz / EXPRESO

‘Efrén’ no tuvo otra opción que transgredir el cerco epidemiológico en el que se encuentra junto a su familia, desde que su cuñada ‘Carmen’ de 43 años, fue diagnosticada con COVID-19 y falleció la noche del domingo 22 de marzo en el hospital del Seguro Social de Babahoyo, Los Ríos. Lo hizo para trasladar a su esposa embarazada hasta un hospital de la localidad, después que empezara a sangrar en la bañera de su hogar.

Hotel que da hospedaj (31460701)

MINUTO A MINUTO | Coronavirus en Ecuador y el mundo: todas las noticias actualizadas

Leer más

El ciudadano que por tercera vez se convertirá en el padre de una niña, mencionó que su mujer tuvo una reacción tardía de sus emociones tras conocer que su hermana mayor, fue la tercera víctima mortal del coronavirus en la provincia de Los Ríos hasta ese momento.

La mujer que cursa el sexto mes de embarazo, se quedó inmóvil cuando le dijeron que ‘Carmen’ se había ido para siempre y ni siquiera lloró como el resto de la familia. “No desfogó ese llanto y más bien se preguntaba por qué su hermana tuvo que morir si era tan joven”, acotó el marido.

‘Efrén’ cree que la triste noticia impactó emocionalmente en ella y luego su cuerpo, le envió las primeras señales de que algo no andaba bien con el embarazo. Solo por eso interrumpió el aislamiento y por sus propios medios, buscó ayuda para su mujer en el hospital. “Me arriesgué a salir aunque sabemos que está prohibido pero señorita, si me pongo a llamar a la ambulancia mi esposa se me muere en la casa y no llegan”, comentó desesperado.

El padre de familia aseguró que casi no tuvo contacto físico con su cuñada pese a que ella vivía, en la planta alta del condominio familiar donde también habitan unos inquilinos. En total son unas 15 personas las están aisladas y a la espera que en cualquier momento les hagan la prueba para ver si el virus está en su organismo.

coronavirus
A los parientes de la fallecida aún no les hacen la prueba de COVID- 19.Tatiana Ortíz / EXPRESO

La docente supuestamente contrajo el virus en el hospital del IESS, mientras cuidaba de su progenitor que estuvo internado el mismo día en que la paciente cero, acudió a dicha casa asistencial en busca de atención médica debido a la complicación en su salud. De ahí que las hermanas de ‘Carmen’ ya se estaba preparando psicológicamente para en cualquier despedir a su padre quien tiene cáncer, cirrosis al hígado y otras dolencias. Pero la que terminó yéndose primero fue ella, dejándolos de brazos cruzados en un encierro obligatorio sin ni siquiera poder hacerse cargo de los trámites de su sepultura.

Centro de Guayaquil. Sábado 21 de marzo de 2020: Recorrido coronavirus. Foto: Valentina Encalada

Coronavirus en Ecuador: Los casos positivos ascienden a 1049 en el país

Leer más

Los restos de la mujer hasta ayer aún estaban en Guayaquil esperando el proceso de cremación. Mientras en Babahoyo el hijo de la fallecida gestionaba todo por teléfono a escondidas de su abuela, quien todavía no sabe nada de lo ocurrido.

Según ‘Efrén’ su suegra fue operada dos veces a corazón abierto y no podría resistir una emoción tan fuerte al enterarse que su hija ha muerto. Sin embargo, han notado que la adulta mayor anda indagando lo que ocurre y solo le han dicho que ha fallecido otra persona.

‘Efrén’ no sabe hasta cuándo deberán permanecer en aislamiento pero ayer se quejó de la atención que reciben por parte del Ministerio de Salud en casa. El médico que atiende a su esposa ni siguiera se le acerca cuando llega a su domicilio para las visitas diarias. “Desde la puerta del carro llama y sale mi esposa le pasa una funda y se sube nuevamente al carro. Desde ahí conversaban pese a que lleva puesto el traje protector pero como que ‘manténgase lejos que de aquí yo la atiendo’. Dónde queda el profesionalismo si nos están marginando aún sin saber si somos portadores del virus”, reaccionó.