Actualidad

ONU: Coronavirus y protestas por George Floyd reflejan la "discriminación racial endémica" en Estados Unidos

Las desigualdades se reflejan "en el ámbito de la salud, educación y empleo y también la discriminación racial endémica", dijo Michelle Bachelet

george-floyd-racismo-estados-unidos-protestas
Manifestantes en Minneapolis asiste a una persona que cayó durante una protesta en la ciudad donde ocurrió el homicidio del ciudadano negro George Floyd en manos de un policía blanco.AFP

La muerte de George Floyd, un ciudadano negro, en manos de un policía blanco, en la ciudad de Minneapolis, ha encendido la chispa de la indignación ante el racismo en Estados Unidos, lo que se ha reflejado en numerosas protestas a lo largo del país. A decir de la ONU, no solo el asesinato de Floyd ha reflejado el racismo, sino también los efectos de la pandemia del coronavirus.

La pandemia y las manifestaciones en Estados Unidos han puesto en evidencia "las discriminaciones raciales endémicas", declaró al respecto Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos.

"Este virus muestra las desigualdades endémicas que han sido ignoradas durante mucho tiempo", apuntó Bachelet en un comunicado.

george-clooney-racismo-estados-unidos

George Clooney: "El racismo es la pandemia de Estados Unidos y tenemos que hallar la vacuna"

Leer más

"En Estados Unidos, las manifestaciones (...) ponen de manifiesto no solo la violencia policial contra los ciudadanos de color sino también las desigualdades en el ámbito de la salud, educación y empleo y también la discriminación racial endémica", agregó.

Una semana después de la muerte de George Floyd, de 46 años, a manos del agente que lo inmovilizó contra el suelo tras su arresto en la ciudad de Minneapolis, las protestas se extendieron y desde el domingo derivaron en disturbios generalizados y en saqueos.

"Las estadísticas muestran un impacto devastador de la covid-19 en las poblaciones de origen africano, así como en las minorías étnicas de ciertos países como Brasil, Francia, Reino Unido y Estados Unidos", agregó Bachelet.

Manifestantes se congregan junto a la confluencia de la calle 38 Este y la avenida Chicago Sur, lugar en el que perdió la vida el ciudadano afroamericano George Floyd. EFE

#BlackOutTuesday: Así se condena el racismo y la brutalidad policial en redes

Leer más

En Estados Unidos, la tasa de mortalidad de las personas positivas al covid-19 es dos veces superior entre los afroestadounidenses que en otras comunidades, según la expresidenta chilena.

"Nos solidarizamos con nuestros colegas y amigos de la Cruz Roja Estadounidense en el rechazo del odio, el racismo, la violencia y el sectarismo. Hoy y todos los días", tuiteó por su lado el director general del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Robert Mardini desde Ginebra.

En otro tuit la CICR recordó también, sin señalar a Estados Unidos, que "el derecho internacional exige que la policía haga un uso mínimo de la fuerza".

En un vídeo publicado en la red social, el CICR subraya que los policías sólo "pueden utilizar las armas y la fuerza como último recurso", y que el uso de las armas de fuego está autorizado, "sólo cuando es esencial para proteger la vida" de las personas.

LAS PROTESTAS NO SE CALMAN

Estados Unidos

Las imágenes de las violentas protestas racistas de EE. UU.

Leer más

Las manifestaciones, lejos de menguar, se intensificaron en la noche del lunes, con saqueos y enfrentamientos, pese al toque de queda y a que el cuestionado presidente Donald Trump prometió restaurar el orden, amenazando incluso con desplegar el ejército.

A cinco meses de las elecciones presidenciales, el mandatario Donald Trump atizó la crispación al ordenar reprimir una manifestación frente a la Casa Blanca el lunes, desatando críticas de la oposición demócrata que lo acusa de "echar gasolina al fuego".

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, criticó el despliegue de los militares "en las calles contra los estadounidenses", en sintonía con varios gobernadores demócratas.

Pese a la represión, muchos manifestantes desafiaron el toque de queda y siguieron movilizados en la capital y en otras ciudades de Estados Unidos.