Coronavirus: habrá segundo simulacro de recolección de cadáveres en Quito

  Actualidad

Coronavirus: habrá segundo simulacro de recolección de cadáveres en Quito

El primer ensayo se cumplió el miercoles 22 de abril con la simulación de dos eventos: un fallecido por COVID-19 en su domicilio y otro en la calle

SIMULACRO QUITO2
En el parque Bicentenario de Quito se hizo un simulacro de recolección de cadáveres por COVID-19

El primer simulacro fue para determinar las posibles falencias o puntos débiles que se pudieran presentar en el proceso de la recolección de cadáveres producto del coronavirus en Quito. Se cumplió la mañana de este miércoles con dos escenarios: la recolección de un fallecido en su domicilio y de otro que pudo registrarse en la calle, un parque o una plaza. 

PREPARATIVOS SIMULACRO

Coronavirus: Simulacro de respuesta para la gestión de cadáveres en Quito

Leer más

La experiencia que contó con la participación de una docena de instituciones mostró que hay la necesidad de hacer ajustes. Uno de ellos fue a la necesidad de contar con una sola de las nueve frecuencias con las que el ECU911 atiende a las zonas de la capital en casos de llamadas de emergencia. 

Otra afinación tiene que ver con la participación del sector de la Salud en el proceso. Todas las correcciones se reflejarán en el protocolo de manejo de cadáveres en Quito que se emitirá en los próximos días. Al parque Bicentenario acudieron representantes del Municipio de Quito, Criminalística y Medicina Legal de la Policía, las Fuerzas Armadas, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, Registro Civil y personal de las funerarias que colaborarán con el servicio exequial. El protocolo se aplicará en el Distrito Metropolitano de Quito y zonas aledañas, en caso de requerirse.

El miércoles se puso a prueba la operatividad del protocolo y se hizo una medición de los tiempos de respuesta de las acciones que deben efectuarse después del primer contacto del ciudadano al ECU-911.

Según un comunicado de la Empresa Municipal de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs) cuando el ECU-911 reciba la llamada se notificará inmediatamente a la Policía y a Emgirs para que acudan al lugar, verifiquen si el deceso es un caso positivo o sospechoso de COVID-19 o es por muerte violenta o por otra enfermedad preexistente. 

Cumplido ese paso y efectuadas las pericias, se hará el levantamiento y embalaje del cuerpo para su posterior transporte hasta el Centro de Mando. En el lugar se verificará si el fallecido contaba con cobertura de algún seguro. Si no cuenta con ningún tipo de cobertura, y si los familiares no poseen los recursos para cubrir los gastos, el cuerpo será llevado a una de las funerarias que se integraron al protocolo para la inhumación o cremación gratuita, según la disponibilidad. En ese Centro también se harán los trámites correspondientes al Registro Civil e INEC sin los familiares, para evitar aglomeraciones.

La Emgirs indicó que la activación de este sistema se será solo en caso de fallecimientos extra-hospitalarios para evitar la permanencia de cadáveres en los domicilios. El sistema permitirá "el manejo de hasta 200 cuerpos diarios de manera rápida, digna y con total seguimiento para evitar el extravío de cadáveres, para esto se pondrá al aire una página web con la ubicación final de cada cuerpo", señaló la Emgirs.

Segundo simulacro con más variables

Fausto Salinas, comandante de la Policía del Distrito Metropolitano de Quito, uno de los participantes consideró que fue un buen ejercicio. Considera que el siguiente paso es verificar que se implemente la estructura operativa lista para actuar con la retroalimentación y aprobación del protocolo.

Una de las situaciones que cree fue la más crítica fue la del sector de Salud. Sólo el levantamiento del cadáver demoró alrededor de una hora y media. Salinas piensa que hay que incrementar las capacidades en ese sector.

El segundo simulacro, opina, debe realizarse con más variables como un mayor número de supuestos cadáveres o de circunstancias de las muertes, en más lugares de la ciudad y también análisis de los sistemas de gestión de información en el puesto de mando. Añade que cada simulacro debe subir más condiciones de dificultad para poder evaluar varios escenarios.