Controles no frenan a buses en mal estado

  Actualidad

Controles no frenan a buses en mal estado

Está por fenecer la segunda revisión técnica anual de los buses urbanos, los cuales deben exhibir el Registro Único de la Autoridad de Tránsito (RUAT), que indica que aprobaron el censo para seguir circulando dentro de la ciudad.

Solicitud. La ciudadanía pide mayor control para los buses urbanos.

Está por fenecer la segunda revisión técnica anual de los buses urbanos, los cuales deben exhibir el Registro Único de la Autoridad de Tránsito (RUAT), que indica que aprobaron el censo para seguir circulando dentro de la ciudad.

Sin embargo, las quejas de los ciudadanos persisten porque continúan circulando automotores con ciertas deficiencias, como son neumáticos lisos y la emisión excesiva de dióxido de carbono.

En un recorrido efectuado por Diario EXPRESO se comprobó que algunos buses recorrían sin que algún agente de tránsito o autoridad les llamara la atención.

Circulaban sin restricción por calles como Gómez Rendón y Esmeraldas; y avenidas como del Periodista y Delta.

“Tratándose de vehículos que movilizan a centenares de personas debería haber un control riguroso”, opinó Freddy Terreros, quien comentó que su auto debió acudir a un segundo llamado de la ATM porque un foco no encendía.

Hasta el mediodía de ayer eran pocos los buses presentes en la revisión técnica en el centro situado en el kilómetro 10,5 de la vía a Daule.

La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) sostiene que se realizan operativos para obligar a los propietarios de las unidades a que cumplan con los correctivos establecidos en las leyes y normas ambientales.

El jefe de Transporte Público de la ATM, Fernando Amador, indicó que en el caso de los buses que emiten gases en exceso son obligados a una calibración del motor.

Sin justificar la responsabilidad de los dueños de los automotores, Amador comenta que no es buena la calidad del diésel para los buses.

El director del área de Revisión Vehicular de la ATM, Diego Rentería, reconoce que hay unidades que circulan con ciertas deficiencias. Sostiene que obedecen a dos condiciones: efectuaron la revisión pero posiblemente no aprobaron; o evitaron el proceso.

Recordó que buses, expresos, taxis y transportación pesada deben cumplir con dos convocatorias, la primera que se realiza de enero a junio; y la segunda de julio a diciembre.

“En el caso de los buses urbanos se realizan pruebas de opacidad, ruido, luces, frenos, defectos visuales, entre otras resoluciones vigentes en la ATM y en el Servicio Ecuatoriano de Normalización (INEN)”, remarcó Rentería.  JPZ