Coloso, mascota de Barcelona, con futuro incierto en el club

  Actualidad

Coloso, mascota de Barcelona, con futuro incierto en el club

Nadie sabe qué pasará con la mascota.

Coloso se sigue paseando por la concentración del Barcelona, su futuro no está escrito.

Barcelona, gane, pierda, empate o no juegue, siempre da qué hablar. Nicolás Asencio, directivo de la administración de José Cevallos, estuvo en el primer entrenamiento de la era Carlos Alfaro Moreno. El exdelantero veía de lejos el trabajo del entrenador Fabián Bustos y habló con el vicepresidente deportivo, Aquiles Álvarez, por mucho tiempo.

▶ Lee también: Máximo Banguera dijo ‘presente’ en chequeos médicos de Barcelona

Recordar que ‘Nico’ dijo que Alfaro Moreno no podía ser presidente de Barcelona. Desde un costado de la pequeña tribuna que está en la cancha alterna del Estadio Monumental se escuchaba... “que ya se llevan”. Cabe indicar también que ‘Beto’ y Asencio estuvieron juntos en un partido amistoso que se realizó en el sector de Naranjal con motivo de la Navidad.

¿Y COLOSO?

Y la mascota Coloso todavía sigue en el Ídolo. La nueva directiva no se ha manifestado sobre el futuro del animalito. Hasta ahora nadie ha dicho qué será de su vida para el próximo año. Llegó con la anterior directiva y la nueva no se ha expresado sobre su destino.

Carlos Alfaro Moreno, presidente del equipo consultado por EXTRA, sobre el tema Coloso, expresó que en este momento está armando el equipo para que todo esté listo para el inicio de la pretemporada amarilla en Manta, que iniciará el próximo 2 de enero.

Mientras que Coloso, desde su cuenta en Instagram (@colosobsc92), la última vez que subió algo fue el 10 de diciembre con una frase: “¿Quién es un buen chico? ¡Yooooooo! y los hinchas le pedían que no se vaya.

AGUA

Y una de las cosas positivas, es que ya hay agua en la concentración amarilla para poder mantener las canchas. Este tema ha causado muchos problemas en Barcelona, desde jugadores subiendo fotos cuando no había, como el caso de Sebastián ‘Maluma’ Pérez, hasta el césped de las canchas quemado por falta del líquido vital.