El codigo de conducta de los abogados duro 7 dias

  Actualidad

El codigo de conducta de los abogados duro 7 dias

Que regule las relaciones sexuales de los juristas fue lo que más indignó al gremio. Luego del rechazo, la Judicatura se sentó a dialogar con los profesionales.

El código de conducta de los abogados duró 7 días

Bochornoso. Impresentable. Ridículo. Fueron solo parte de los calificativos que expresó el gremio de abogados para referirse al Código de Conducta aprobado por el Consejo de la Judicatura transitorio.

La indignación de los abogados, evidenciada especialmente en redes sociales, hizo que la Judicatura dé marcha atrás y se siente a dialogar con sus representantes.

Apenas siete días alcanzó a estar vigente la norma aprobada el pasado 8 de noviembre con las firmas de Marcelo Merlo, Aquiles Rigaíl y Zobeida Aragundi.

Los autores del documento recibieron ayer a Ramiro García, presidente de la Federación de Abogados del Ecuador, y a representantes de provincias. La resolución fue echar abajo el Código cuestionado y trabajar en una herramienta que regule el ejercicio de los profesionales del Derecho, pero de la mano de los abogados.

El mayor cuestionamiento al documento se encontraba en el artículo 6. “El abogado no podrá sostener relaciones sexuales con su cliente a no ser que existiera una relación consensual entre ambos...”, decía la norma que fue objeto de comentarios burlescos.

Pero ese no era el único reparo. La catedrática universitaria Paulina Araujo señaló que ayer sus alumnos se mostraron desconsolados por la disposición de que en los estudios jurídicos no debía pagarse a quienes no sean abogados. Ella recordó que muchos estudiantes pagan sus carreras con las pasantías que cumplen con los profesionales del Derecho.

El abogado Jorge Acosta señaló que el documento era una pésima copia del que rige en Costa Rica. Dijo que al parecer la falta de ejercicio profesional de algunos miembros del Consejo les ha hecho olvidar que el ejercicio de la abogacía ha estado, desde hace décadas, regido por varios cuerpos legales.

El catedrático Farith Simon destacó que en lo referido a la forma se regulaban aspectos de la profesión legal que requieren de normas aprobadas por la Asamblea.

Añadió que incluso con la regulación legal era discutible que se pueda normar de esa forma (por ejemplo normas que violaban la libertad de contratación o de asociación), en otros casos eran problemas de forma, debido a que varias de esas reglas eran copias de regulaciones en las que existen juicio por jurados.

Los cuestionamientos

Injerencia

El vocal Aquiles Rigaíl negó que su pedido de información a un juez y un fiscal se enmarque dentro de la injerencia en sus funciones.

Espionaje

En el Consejo no siempre hubo armonía. Las voces contrarias fueron Juan Pablo Albán y Angélica Porras. Antes de irse Albán denunció espionaje.

Evaluación

El Consejo de Participación transitorio no permitió a la Judicatura seguir con la evaluación de los jueces de la Corte que habían previsto.

Reacciones

Ivonne Núñez - Abogada y jueza de la Corte de Guayas

“La conducta del individuo no puede estar sometida a un código porque la esencia del comportamiento está en la libertad y evolución de la sociedad que nos enseñó respeto y convivencia pacífica”.

Paulina Araujo - Catedrática universitaria y abogada litigante.

“Nos ha tratado a los abogados como que somos las personas que peor nos portamos para imponernos un Código de Conducta que era una copia mala y una pésima traducción del inglés”.

Xavier Mejía - Abogado especialista en materia penal.

“Parece que el Consejo de la Judicatura no tiene mayor trabajo como para ponerse a emitir códigos, que es muy complicado y subjetivo analizar la conducta de un abogado”.

Nicolás Salas - Profesional especialista en Derecho Penal.

“Es una vergüenza, fue inconsulto, es una copia de otro código, es inconstitucional en partes. Para mí que fue impuesto, sorpresivo, construido excluyendo a quienes iba a regular”.