El Clan Juvenil aun continua con vida

  Actualidad

El Clan Juvenil aun continua con vida

Los jugadores y el técnico Julio Asad volvieron a entrenar luego de la presencia de un socio estratégico.

Regreso. Los jugadores del Clan Juvenil comenzaron a moverse ayer en el complejo de Loreto, en Sangolquí, tras llegar a un entendimiento en lo económico con la dirigencia.

Solución en lo económico, pero un nuevo problema en lo legal. Los jugadores de la plantilla principal del Clan Juvenil, de Sangolquí, decidieron ayer volver a entrenar.

Hasta la víspera, ellos mantenían un conflicto con la dirigencia por el incumplimiento económico. Incluso, acudieron al Ministerio de Trabajo a poner la demanda por despido intempestivo.

El panorama cambió en las últimas horas. La directiva del club hizo una alianza estratégica con el empresario de jugadores, Jorge Guerrero, quien llegará con el dinero.

“Estamos definiendo el acuerdo. Pero obviamente inyectaríamos capital para nosotros tener en vitrina a jugadores que tenemos acceso y reforzar al equipo. Serían capitales de inversionistas nacionales y extranjeros que están alrededor de nuestra empresa”, explicó Guerrero.

Una de las condiciones del nuevo socio estratégico fue la continuidad del técnico argentino Julio Asad. Él había finiquitado su contrato de trabajo el lunes pasado como respaldo a los jugadores. La dirigencia del Clan ya contrató a su reemplazante, el albano Febrón Zui, radicado en el país. Él debió ser presentado el martes, pero ante la decisión de los futbolistas de retirarse sin entrenar, no se cumplió. El europeo ya lucía el calentador azul del Clan Juvenil.

La gran sorpresa fue la presencia ayer de los dos entrenadores, en el complejo de Loreto, en Sangolquí. Aquí fueron citados los jugadores para retomar los entrenamientos. Zui fue el primero en llegar. Él no ingresó al interior del escenario.

Luego de unos minutos arribó Julio Asad con su hijo Leandro, que es asistente de campo. Los jugadores se encontraban en el camerino y cuando los vieron ingresar, se escuchó un grito de felicidad.