La CIDH expresa "profunda preocupación" por el indulto de Fujimori en Perú

  Actualidad

La CIDH expresa "profunda preocupación" por el indulto de Fujimori en Perú

El Tribunal Constitucional de Perú aceptó el jueves un "hábeas corpus" que solicitaba la nulidad de una resolución judicial que suspendió el indulto otorgado en 2017 a Fujimori, lo que implica que el expresidente, de 83 años, será liberado.

5651be00f124b0daff3782a3315ec3c262e5f9e4w
El expresidente peruano Alberto Fujimori, en una fotografía de archivo.efe

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó este viernes su "profunda preocupación" por la restitución del indulto al expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000), que le permitirá salir de la cárcel en los próximos días.

ucrania

Al menos 222 muertos en Kiev desde inicio de invasión, 60 de ellos civiles

Leer más

"La CIDH manifiesta profunda preocupación por la decisión del Tribunal Constitucional de Perú que ordena la libertad de Alberto Fujimori", señaló el organismo en Twitter.

La Comisión considera que la liberación del expresidente "afecta el derecho a la justicia de las víctimas y obstaculiza el cumplimiento de obligaciones internacionales" en los casos de las masacres de Barrios Altos y La Cantuta, por las que Fujimori fue condenado.

El Tribunal Constitucional de Perú aceptó el jueves un "hábeas corpus" que solicitaba la nulidad de una resolución judicial que suspendió el indulto otorgado en 2017 a Fujimori, lo que implica que el expresidente, de 83 años, será liberado.

Fujimori fue indultado en 2017 por el entonces presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), pero la Corte Suprema dejó sin efecto el indulto en 2018 al considerar que no cumplía con las exigencias legales.

El actual presidente de Perú, Pedro Castillo, se ha opuesto a la liberación de Fujimori y el Gobierno anunció el mismo jueves que recurrirá la decisión del Tribunal Constitucional ante organismos internacionales.

Fujimori fue condenado como autor mediato (con dominio del hecho) de las masacres de Barrios Altos y La Cantuta, cometidas en 1991 y 1992, respectivamente, por el grupo militar encubierto Colina, así como por los secuestros de un empresario y un periodista tras el golpe de Estado que dio en 1992.