El ‘check list’ de las promesas electorales de Guillermo Lasso

  Actualidad

El ‘check list’ de las promesas electorales de Guillermo Lasso

El plan de vacunación es una de las ofertas cumplidas. Eliminar la Senescyt parece no estar en los planes inmediatos del presidente.

lasso firma decreto comision carceles
El presidente Guillermo Lasso firma el decreto que crea la Comisión de Diálogo y PacificaciónAMELIA ANDRADE

Una cosa es estar en campaña electoral y otra diferente es gobernar. En la primera, hay quienes ofrecen de todo con tal de ganar algunos votos; y en la segunda, en el caso de ganar, hay que concretar lo ofrecido, so pena de perder el capital político en caso de incumplir.

vacunacion

Los ecuatorianos esperan que este año mejore la economía y se termine la pandemia

Leer más

El presidente Guillermo Lasso, tal como sus antecesores, llegó al sillón de Carondelet empujado en parte por sus ofertas de campaña. Camino a los ocho meses de gestión, EXPRESO repasa algunas de las promesas electorales del primer mandatario. Si ya las cumplió, si está en proceso de cumplirlas o si las modificó una vez que arrancó su administración.

Sin duda, una de las más mencionadas por el entonces candidato y ahora presidente fue el plan de vacunación 9/100. Nadie, ni hasta el más acérrimo detractor, se atreve a cuestionar lo exitosa que fue la cruzada de vacunar a 9 millones de ecuatorianos en los primeros 100 días de gestión. Esta es un promesa de la lista que, sin duda, se cumplió. “Por supuesto que el éxito del plan de vacunación se ha cumplido con gran excelencia. Las proyecciones en términos económicos con la reactivación a raíz de las vacunas son importantes”, considera Desirée Viteri, integrante de la Red de Politólogas.

La principal promesa del presidente fue atacar la pandemia y vacunar a 9 millones de ecuatorianos en 100 días, cosa que parecía imposible y se cumplió. Esta promesa cum plida es la base de la reactivación económica que ha permitido crear 275 mil empleos nuevos

Guido Chiriboga

legislador y presidente de CREO.

Pero como era predecible, comenta el analista político Giuseppe Cabrera, los ciudadanos quieren más y pasan rápidamente a la siguiente promesa en la lista: la economía. “El presidente Lasso prometió deducciones al impuesto a la renta, sobre todo a los grandes empresarios, si es que se aumentaba la contratación de beneficiarios del bono de desarrollo humano, si es que se creaban emprendimientos; y el momento para hacerlo era en el proyecto de la reforma tributario y no lo hizo”, dice el experto, quien precisa que por el contrario se eliminaron deducciones al impuesto a la renta. “Va a aumentar indudablemente el impuesto a la renta y eso va en contra de una de sus propuestas. Es verdad que no se han creado impuestos, pero se han aumentado las formas en las cuales se cobra”.

GUILLERMO LASSO

Misión para el 2022: tumbar el Gobierno

Leer más

En defensa del Gobierno sale el presidente del movimiento CREO, Guido Chiriboga. Consultado por este Diario, el también legislador por Guayas precisa que las reformas tributarias afectan al 4 % de la población, que es “a quien mejor le ha ido, y la solidaridad es una característica de los ecuatorianos y a quienes mejor nos ha ido debemos poner el hombro para sacar adelante a nuestro país”. Dicha ley, puntualiza, rebaja los costos de bienes de consumo popular como pañales populares, ítems de higiene femenina y otros. Permite al presidente Lasso bajar el impuesto a los consumos especiales (ICE) a los productos y dar feriados tributarios de IVA cuatro veces al año para fomentar el turismo interno. “Es una ley que generará mucho beneficio económico y esto se traducirá en más fuentes de empleo”, defiende.

Y hablando de empleo, otra de las promesas del presidente Lasso es crear dos millones de plazas de trabajo en sus cuatro años de gestión. Al parecer, es una de las ofertas que van viento en popa, o al menos así lo da a entender el Gobierno al afirmar que en los primeros cinco meses de gestión se han creado 275.000 empleos. Si sigue a ese ritmo, la promesa electoral se cumpliría con creces. Sin embargo, para garantizar su promesa, Lasso tiene que lograr que la Asamblea Nacional apruebe la reforma laboral que tiene previsto remitir. “Todavía está pendiente la reforma laboral para posibilitar el empleo joven, pues por falta de experiencia y más, (los jóvenes) tienen dificultades de ser contratados. Si (Lasso) logra incorporar varios de los temas originales de su proyecto inicial (refiriéndose a la Ley Creando Oportunidades que el Consejo de Administración Legislativa devolvió al Ejecutivo), sería una de las reformas laborales más ambiciosas de los últimos cuarenta años”, reflexiona Cabrera.

Leonidas Iza en el paro nacional de 26 oct. 21

Pachakutik se pone del lado de Leonidas Iza ante declaración del presidente Lasso

Leer más

Esta todavía está pendiente. Pero sin duda una que se trastocó en el camino está relacionada con la educación superior. El presidente Guillermo Lasso prometió eliminar la Secretaría de Educación Superior (Senescyt), algo que de momento no ha cumplido, siendo de su exclusiva facultad. Consultado sobre esta promesa aún incumplida, Chiriboga responde que “lo importante es que los bachilleres consigan los cupos necesarios de las carreras que quieran seguir. Con la nueva ley (las reformas a la Ley de Educación Superior presentadas por el presidente) se cambia el esquema que permite cumplir con esa promesa”.

Hay que destacar la asignación presupuestaria en la Secretaría de Derechos Humanos. Pasar de 1,4 millones a 24 millones como presupuesto permitirá un trabajo grande en esa materia.

Desirée Viteri

Red de Politólogas

No obstante, para Cabrera, esta oferta dibuja claramente que una cosa es estar en campaña y otra diferente es gobernar. “Una de las promesas incumplidas es que no cerrará la Senescyt. Hay que agradecer que un presidente reconozca su equivocación y se haga para atrás. Si se envió un proyecto de ley en miras a liberalizar la educación superior, creo que el proyecto de ley cumple con eso. Vemos qué pasa en la Asamblea Nacional. El proyecto garantiza mayor libertad, sí, pero no garantiza un libre acceso como lo prometió”.

WhatsApp Image 2021-12-27 at 17.48.31 (1)

El 2021 fue el año más violento en la última década

Leer más

Efectivamente, el presidente Lasso también planteó en campaña eliminar el examen de ingreso a la universidad, algo que cumplió, pero lo que no dijo es que lo reemplazaría por uno que mida las habilidades y no el conocimiento. “Lo importante es que los chicos puedan escoger sus carreras y que consigan cupos para estudiar. Ya no habrá una persona diciéndoles qué tienen que estudiar. Ese es el modelo que tenemos que cambiar y necesitamos ese apoyo en la Asamblea”, insiste Chiriboga.

Van recién casi ocho meses. Faltan otros tres años y cuatro meses por recorrer, en los que el presidente Lasso deberá demostrar que lo que se dice en campaña se cumple, o que una cosas es la campaña y otra diferente es gobernar. Sin desviar la mirada de que el 2022 es un año preelectoral y que cualquier decisión, promesa cumplida en su totalidad o a medio talle puede repercutir en los eventuales candidatos para los comicios seccionales del 2023.

El tema de la educación superior nos revela que una cosa es estar en campaña y otra es gobernar. Una de las promesas incumplidas es que no cerrará la Secretaría de Educación Superior.

Giuseppe Cabrera

analista político

  • Varían según la medición

Las cifras de aprobación a la gestión del presidente Guillermo Lasso cambian dependiendo de la firma que realice la medición. Al 4 de octubre del 2021, la encuestadora Cedatos colocaba la aprobación presidencial en un 63,5 %, un descenso de un poco más de 10 puntos con relación a la cifra de septiembre, pero no dejaba de ser una aprobación ciudadana alta.

Sin embargo, la medición de la encuestadora Perfiles de Opinión no es tan favorable para el primer mandatario. Al 15 de noviembre del 2021, su más reciente medición, reveló que el 28,35 % de los ecuatorianos calificaba entre buena y muy buena la gestión presidencial. Al 4 de octubre de 2021, a diferencia de la medición de Cedatos, Perfiles de Opinión aseguró que el 34,01 % de la población calificaba de buena y muy buena la gestión del primer mandatario ecuatoriano.