Actualidad

Cena navidena, los precios a la carta

Supermercado. El Rancho, ubicado en la calle Pedro Pablo Gómez.

La Pedro Pablo Gómez (PPG) está impregnada del aroma de la cena navideña. A lo largo de la calle hay un mercado y supermercados especializados en carnes y, fuera de estos, modelos que brindan el pavo horneado con una meta firme: atraer a más compradores. Al sector bien se lo puede bautizar como la ‘bahía de los cárnicos’.

A diferencia de otros años, en el sector no solo se ven clientes que llegan a pie, sino también en lujosos carros. Buscan comprar los ingredientes de la cena a la carta del bolsillo.

En forma general los precios de los ingredientes han bajado un 10 %, pero por la crisis de liquidez los clientes recorren los lugares en busca de los mejores precios posibles.

Diario EXPRESO se suma en la búsqueda de los mejores precios y encuentra, por ejemplo, que en el supermercado El Rancho la libra de pavo de una importante marca está a 2,02 dólares. Aunque tiene una fuerte competencia de una marca menos conocida, que ofrece la libra del ave a 1,95 dólares. Su administradora, Janeth Lema, explica que en el caso de los pavos y cerdos, las agroindustrias del país han ayudado dando importantes rebajas. A eso se suma el que los ejecutivos del negocio optaron por renunciar a un mínimo porcentaje de las ganancias, a fin de que se pueda vender más. La estrategia está en ganar por volumen de venta.

La otra opción es ofertar pavos más pequeños, de unas 13 libras, a un costo de 26 dólares. También hay la posibilidad de llevar la segunda gallina hornero a mitad de precio. Pero hay una táctica que pueden aplicar los barrios. Según Lema, los vecinos se pueden unir para comprar al por mayor y entonces los precios bajan más. El descuento puede ir desde el 3 % hasta el 8 %, dependiendo de la marca y del tamaño de los pavos.

¿Qué hay con quienes prefieren comprar en los malls? En los supermercados ubicados en los centros comerciales de Guayaquil el precio de la libra de pavo está alrededor de los 2,40 dólares. La diferencia entre comprar por la PPG o en un centro comercial no solo está en que se pagará alrededor de 35 centavos de dólar menos por libra, sino que en los malls hay ejemplares más grandes, mientras que en el centro de la ciudad hay aves más pequeñas, las llamadas pavitas.

El único inconveniente es que no hay suficiente parqueo en la calle, por lo tanto es mejor usar taxis.

En cuanto a los precios de los principales ingredientes del relleno, como pasas, ciruelas pasas, nueces y almendras, también han bajado.

José Bermeo, propietario del comercial Tapia, indica que la reducción del cobro de las sobretasas influyó en que los productos estén más económicos. Pero, pese a que los productos están más baratos, los compradores no están llegando tanto como el año pasado. Precisa que en la actualidad, por día, atiende a 200 clientes, mientras que en 2015 llegaban cerca de 300.

La mayoría de los locales mantendrán ofertas hasta el sábado 17, pues los administradores de los negocios esperan que después de la quincena las ventas suban. Y sobre todo que con el dinero del décimo las personas puedan comprar los ingredientes de la cena a la carta del bolsillo.