Castro permite viajes de cubanos por mar

  Actualidad

Castro permite viajes de cubanos por mar

El gobierno de Raúl Castro levantó ayer las restricciones para los viajes marítimos de los cubanos desde y hacia EE. UU., impuestas hace medio siglo, tras lo cual se reanudarán a partir de mayo los cruceros entre los dos países.

Atracción. Cubanos en un supermercado de La Habana, tras el anuncio de rebajas en 71 rubros alimenticios.

El gobierno de Raúl Castro levantó ayer las restricciones para los viajes marítimos de los cubanos desde y hacia EE. UU., impuestas hace medio siglo, tras lo cual se reanudarán a partir de mayo los cruceros entre los dos países.

Las medidas, que entrarán en vigor el martes, permitirán el ingreso y salida de cubanos, “con independencia de su condición migratoria”, en calidad de pasajeros y tripulantes de buques mercantes y cruceros, según una nota oficial.

Cuba accedió a liberar los viajes marítimos de sus ciudadanos como parte del proceso de normalización de relaciones con EE. UU. iniciado en diciembre de 2014.

En principio, el fin de las prohibiciones beneficiará los viajes de la diáspora cubana, mientras la mayoría de los habitantes de la isla -castigados por los bajos ingresos - esperan ver la llegada de más turistas.

Las restricciones a los cubanos fueron impuestas después del triunfo de la revolución en 1959, a raíz del desembarco y ataque de grupos anticastristas ayudados por Estados Unidos en el marco de la Guerra Fría.

Las autoridades cubanas también anunciaron que prevén “autorizar de forma gradual y una vez creadas las condiciones”, la entrada y salida de cubanos en yates, aunque no adelantaron una fecha.

El paso dado por Cuba es especialmente sensible teniendo en cuenta que muchos cubanos todavía intentan migrar hacia Estados Unidos por vía marítima, en precarias embarcaciones arriesgando sus vidas.

El anunciado fin de las restricciones -que se suma a la próxima reanudación de los vuelos comerciales entre los dos países- destrabó los planes para reiniciar los cruceros.

Desde Miami, Carnival, la empresa más grande de cruceros de EE. UU., saludó la decisión y confirmó en un comunicado que “partirá como estaba planeado desde EE. UU. a Cuba con todos los pasajeros, incluidos los nacidos en Cuba”.

La compañía llegó a condicionar el inicio de sus operaciones, el 1 de mayo, al anuncio finalmente realizado ayer por las autoridades de la isla.

De su lado, el gobierno de Castro aclaró que los cubanos que quieran trabajar como tripulantes de cruceros o buques mercantes deberán hacerlo a través de las instituciones empleadoras del Estado cubano.

Al mismo tiempo hizo notar que sus anuncios “contrastan” con la prohibición a los estadounidenses de viajar libremente a Cuba, como consecuencia del embargo. Los norteamericanos no pueden hacer turismo abiertamente y viajan bajo condiciones, aunque cada vez más flexibles.

Rebajan precio de alimentos

Los cubanos, algunos con más curiosidad que dinero, se volcaron a los supermercados ayer, atraídos por la primera rebaja de precios de alimentos en décadas, ante el creciente reclamo de una población castigada por los bajos salarios.

“!Era lo que estábamos pidiendo desde hace años! Porque comer en Cuba es un lujo que pocos se pueden dar”, declaró el electricista Rafael González, de 42 años, en la Plaza Carlos III, un supermercado popular de La Habana. Se gastó 25 dólares -su salario mensual- en cárnicos, pero lamentó que “otros productos como el queso y el yogur no se beneficiaron con la rebaja”.

La reducción de hasta el 20 % en los precios controlados de 71 rubros alimenticios, entre ellos pollo, carne molida, aceite y arroz, fue anunciada la noche del jueves por la TV estatal.

El Gobierno adujo la pérdida adquisitiva de los salarios para forzar esta reducción de precios, la primera en décadas que cobija a un alto número de productos.