Actualidad

Por que Canon de futuro

El presente es el último martes del año. Se me ocurre que conviene utilizarlo para contarles a mis lectores jóvenes -me lo han preguntado- por qué esta columna se denomina Cañón de futuro. La expresión está tomada de un verso de la Canción del elegido: “anda matando canallas, con su cañón de futuro”. Es hermoso, aunque soy pacifista, eso de andar matando canallas. La búsqueda del bien común también tiene, entre otros medios, que realizarse acabando con los bellacos que, sin ponerme maniqueo, se sabe que son los causantes de muchos males. Claro que, como canta Silvio, lo hermoso nos cuesta la vida pero, digo yo, la vida sin belleza no es vida. Así las cosas, procuré luego que la periodicidad corresponda a un martes a la semana. ¿Por qué el martes? Por que ese es el día dedicado al dios de la guerra y el combate a los bellacos es un acto bélico que requiere buen temple y perseverancia para que las batallas, en ocasiones cruentas, no sean batallas perdidas, aunque nunca habrá cómo dejar de lucharlas.

Después, la generosidad de los directivos de EXPRESO me permitió aparecer también los domingos. Ese día trato de manejar otro tono.

En fin, satisfecha, creo que con amplitud, la curiosidad del lector, quiero aprovechar los casi novecientos caracteres que me quedan para desearle a los ecuatorianos un feliz y próspero Año Nuevo. En la simpleza de la expresión, que ahora está convertida casi en un eslogan propio de estas fechas, hay una voluntad de profecía que quiere ir a contracorriente de lo que realmente puede ocurrir si nos descuidamos: tener un 2018 triste y retardatario. Aunque pareciera que se van superando los problemas económicos, dicha creencia puede ser apenas una equívoca percepción sostenida por un gasto público sustentado en nuevos y leoninos endeudamientos.

Unidad nacional, trabajo y austeridad deben ser las consignas del 2018, que además es año electoral, con todas las tensiones que ello significa.

Finalmente, la lucha contra la corrupción no puede parar. Si continúa predominando la impunidad, continuará activa la voluntad del enriquecimiento rápido.