Bomba Estereo, un estallido consciente

  Actualidad

Bomba Estereo, un estallido consciente

Durante su estadía en la ciudad, Liliana y Simón participaron en la limpieza de un manglar de Chongón.

El conjunto colombiano se presentó en el festival Wanka Beats, en Guayaquil.

Colores vivos, animales selváticos y frutas tropicales son los elementos que destacan en los shows en vivo de Bomba Estéreo. Un concepto nada alejado de sus raíces, creencias y preocupación por el medio ambiente. Cada asistente es invitado al principio a una meditación que promueve la aceptación por uno mismo y su alrededor. Además de horas de baile y diversión.

Los integrantes han decidido ser ejemplo y llevar un mensaje de cuidado al planeta dentro y fuera de los escenarios. “Me llevé muchas cosas bonitas porque es muy gratificante no solo venir y tocar, sino también compartir con gente que uno no conoce. Deja la sensación que se está haciendo algo trascendental en la vida”, dijo Liliana Saumet, vocalista de la agrupación, a EXPRESIONES sobre la labor en la que participaron el sábado por la mañana.

Ella y el tecladista Simón Mejía compartieron con niños de la fundación Young Living Academy, ubicada en Chongón, y luego se dirigieron hacia Puerto Diamante acompañados por los voluntarios de Mingas por el Mar, para limpiar un manglar junto a los locales del sector.

La motivación por hacer y dejar un mundo mejor ha estado latente en ellos desde siempre, pero la volvieron consciente cuando cada uno tuvo hijos. Justamente Simón asistió con sus dos pequeños y pareja a los lugares.

Bomba Estéreo se ha caracterizado por ser un grupo que impulsa la protección de la naturaleza desde sus publicaciones en redes sociales. Sin embargo, fue desde principios de este año que empezaron a involucrarse presencialmente en actividades relacionadas. “La idea es ahora en cada país que visitemos hacer algo, sea una labor de recoger o una charla, pero dejar un pequeño precedente”, aseguró Mejía.

Son sensatos al reconocer que a veces a la gente les llega más un mensaje social que lo transmite una banda, a que se lo haga por ejemplo desde un discurso político o una empresa. Ambos lo ven como una responsabilidad con el público, pues ellos les dan la oportunidad de ser exitosos y vivir de la música.

Finalizaron diciendo que este es un lado de los músicos que no todos conocen, pero que tiene su recompensa.

“Bomba es una banda a la que siempre le salen sorpresas”

Algo inesperado, eso fue lo que sucedió con el tema To my love, que formó parte de su disco Amanecer, publicado en el 2015.

Desde entonces, la banda editó otro álbum llamado Ayo, pero con un remix de la canción hecha por Tainy que alcanzó éxito mundial con tres años de retraso.

Este hit estalló en otros mercados como el mexicano, uno de los más importantes de Latinoamérica, que les permitió expandir su mensaje musical.

“Fue muy orgánico, nunca nos lo imaginamos que iba a ser tan popular, y esto también se debió a que fue en este momento donde el mundo recibe mucho más abierto la música latina”, reconoció Liliana.

Otros colombianos exitosos

Para Liliana, la ola de artistas emergentes que están saliendo de su país se debe más que nada a que se vieron marcados por las situaciones sociopolíticas que han vivido, y de esos hechos han sacado inspiración y ganas de salir adelante.

“Antes era rock, pop, baladas, pero que saliera música bailable es como un renacer. A pesar de que todos nosotros estamos haciendo giras por todos lados, es nuestra manera de querer sacar el país adelante. Estamos a un nivel que todos conocen Colombia por la música”, puntualizó.

Por otro lado, precisó que su género musical desde que empezó la banda siempre ha sido la champeta, que tiene gran parecido con el reguetón, pero más caribeño. No intentan imitarlo o hacer su música suene igual, pues han sabido destacar precisamente por las diferencias rítmicas y las letras.

La Jungla en Guayaquil! Gracias por tanto amor @festivalwankabeats @monsieurperine @adjfotografia

Una publicación compartida de Bomba Estéreo (@bombaestereo) el

html