Actualidad

Fin del bloqueo politico

Abocado a protegerse de su división inminente, el oficialismo ha bloqueado en el Pleno, de forma sistemática, los temas conflictivos de mayor interés público: la corrupción, el caso del vicepresidente, los abusos sexuales en los colegios, la crisis del

Plenario. El organismo encargado de tomar las decisiones no ha tomado ninguna sobre los temas clave.

La ruptura de PAIS puede significar el fin del bloqueo político de la Asamblea. Abocado a protegerse de su división inminente, el oficialismo ha bloqueado en el Pleno, de forma sistemática, los temas conflictivos de mayor interés público: la corrupción, el caso del vicepresidente, los abusos sexuales en los colegios, la crisis del IESS... En su lugar, gasta las horas debatiendo acuerdos cívicos o humanitarios, repartiendo condecoraciones, haciendo exhortaciones más líricas que prácticas... Lo actuado hasta el momento por la legislatura de José Serrano la califica como una de las más inocuas que han pasado por este edificio.

El caso Jorge Glas es el más clamoroso. La posición oficial de la Asamblea a este respecto consiste en no tener ninguna. De ahí que el Legislativo sea el único poder del Estado que no ha movido un dedo ante la crisis política que, para cualquier democracia, implica tener un vicepresidente preso. La Contraloría ya envió su informe sobre el caso para conocimiento de la Asamblea, pero José Serrano bloqueó su discusión en la sesión plenaria de este martes. Los legisladores pasaron toda la mañana y la mitad de la tarde debatiendo acuerdos de visas con Suiza y Dominica, así como una resolución de solidaridad con el Gobierno de Cuba.

Es el pan de cada día. El oficialismo bloqueó un pedido para debatir sobre el papel de la Senain, presentado por Jaime Olivo (PK). Era la semana en que se descubrió una cámara de espionaje oculta en el despacho del presidente, y se hizo pública una carpeta de documentos reservados que demostraron la utilización de los servicios de inteligencia para espiar a la oposición, ¡incluso en las oficinas de la Asamblea!

Y cuando la Contraloría concedió 30 días al director del Seguro Social, Richard Espinosa, para que explique el caso de los 2.500 millones desaparecidos de las cuentas de la institución, una propuesta de César Rohón (PSC) para traerlo al Pleno a rendir explicaciones fue igualmente desestimada.

Esos días, los principales debates en la sesión plenaria giraron en torno a un proyecto de resolución para promover la paz y condenar las armas de destrucción masiva; y un acuerdo para rechazar al programa humorístico ‘Muchas gracias de nada’, del canal español Antena 3, por haberse burlado de los ecuatorianos.

En la aplicación de estrategia, el oficialismo ha llegado hasta la caricatura. Pero una caricatura trágica: el mismo día en que PAIS se negó a discutir la comparecencia de los tres últimos ministros de Educación para que expliquen los casos de abuso sexual en los colegios, el primer punto del orden del día consistía en una celebración del Día de la Niña.

El pretexto para eludir estos casos siempre es el mismo: que se encargarán de ellos las comisiones o el CAL. Pero con una mayoría oficialista en todas ellas, esos espacios se convierten fácilmente en hoyos negros donde se diluyen los temas y, en ningún caso, se discute sobre responsabilidades políticas. En algunas comisiones se ha llegado hasta la manipulación del debate. En la de Justicia, presidida por Marcela Aguiñaga, se escuchó durante horas la defensa de Gustavo Jalkh a la política de destitución de jueces. Pero la mayoría boicoteó la presentación de la versión de los jueces destituidos.

Así, el Pleno de Asamblea Nacional, que es el espacio donde se toman las decisiones, se ha mantenido al margen de los temas que más preocupan al país. Esta semana, los acontecimientos internos del partido de gobierno han proporcionado a la oposición una luz de esperanza para superar el bloqueo político. ¿Será que la división de los oficialistas permite recuperar, por primera vez en diez años, a la Asamblea como un espacio de debate?